Madrid fomenta el deporte federado con una dotación de 15 millones desde 2011

La Comunidad ha apoyado a las 60 federaciones madrileñas de deportes con una inversión de 15,1 millones de euros desde 2011, con el objetivo de ayudar a mejorar su rendimiento competitivo y de fomentar la actividad deportiva.

La consejera de Educación, Juventud y Deporte, Lucía Figar, ha asistido en el Club de Campo Villa de Madrid a las finales de la Copa de S.M. El Rey y La Reina de Hockey Hierba, donde ha recalcado que en 2014 las ayudas a las federaciones deportivas superan los tres millones.

Unas ayudas, ha dicho la consejera, que son instrumentos de apoyo para que las federaciones puedan organizar las competiciones deportivas oficiales de la Comunidad de Madrid.

Con ellas pueden sufragar gastos como los derivados de los programas de tecnificación deportiva: dirección, preparación técnica, entrenadores, arbitrajes, personal médico, gastos ocasionados por la participación de las selecciones autonómicas en campeonatos de España y otras competiciones oficiales, y gastos corrientes para el funcionamiento de la propia federación.

En el caso concreto de la federación madrileña de hockey hierba -deporte que en los últimos cuatro años ha registrado un crecimiento del 28 % en el número licencias, desde las 1.467 de 2010 hasta las 2.000 de hoy-, la Comunidad ha contribuido a potenciarlo con cerca de 400.000 euros.

De hecho, Figar ha explicado que el hockey también está muy presente en el programa de Campeonatos Escolares puesto en marcha por la Comunidad para fomentar la práctica del deporte entre los estudiantes, y más de 3.000 alumnos de institutos de la región han practicado este deporte desde 2010.

La Comunidad de Madrid cuenta con un centro de tecnificación de hockey en el Centro Deportivo de Somontes que se ha convertido en un referente nacional desde que se puso en marcha en 2004, y que tiene como objetivo detectar jóvenes promesas madrileñas del hockey y trabajar con ellas la mejora técnica, táctica y física de esta modalidad.

En estos nueve años de trabajo, el programa de tecnificación ha supuesto un salto cualitativo en el hockey madrileño, tanto a nivel de clubes como de selecciones autonómicas, rompiendo con el tradicional dominio catalán en esta disciplina deportiva.