Madrid estudia utilizar más de 1.250 cámaras para identificar a grafiteros

El Ayuntamiento de Madrid estudia la posibilidad de utilizar más de 1.250 cámaras de vigilancia para identificar y multar a los "vándalos" autores de pintadas en los trenes del Metro y otras instalaciones o infraestructuras públicas.

Así lo ha expresado hoy el delegado del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento, Diego Sanjuanbenito, durante la presentación de unas obras de infraestructura en el Parque Forestal de Villaverde.

"No vamos a desaprovechar ningún recurso para perseguir esta práctica", ha dicho el funcionario, quien ha asegurado que el Ayuntamiento ya ha encargado un informe jurídico para determinar si es posible utilizar en dicho objetivo más de 1.250 cámaras, entre ellas las de seguridad ciudadana, las de tráfico o las de control de acceso residencial.

"Todas las que podamos con el respaldo jurídico", ha dicho Sanjuanbenito, quien a explicado que luchar contra los efectos del grafiti le cuesta al Ayuntamiento unos 9 millones de euros al año.

En su opinión, las pintadas son "una agresión que debe ser rechazada por la ciudadanía".

El delegado ha recordado que en la lucha contra el grafiti hace un tiempo fueron reforzadas las sanciones y que en los últimos años se ha notado porque "a mismo número de sanciones ahora se recauda diez veces más".

La Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana puso en marcha el pasado día 10 una operación de servicio especial contra actos vandálicos en el Metro de Madrid para empezar a recopilar datos y poder detener a los infractores y delincuentes.

En el marco de esa operación ha sido detenida una persona que firma como "Kirax" y es el líder de la banda de grafiteros "Original Writers", al que imputan la autoría de 54 pintadas en trenes e instalaciones ferroviarias que han causado daños que ascienden a 269.534 euros.