Madrid tendrá desfibriladores en colegios, hoteles, metro, buses y centros comerciales

La Comunidad de Madrid va a regular por decreto la instalación de desfibriladores en ámbitos extrasanitarios de gran afluencia de personas, como colegios, centros deportivos, hoteles, estaciones de autobuses, tren o Metro, aeropuertos, grandes superficies comerciales o polígonos industriales.

Así lo ha anunciado la presidenta regional, Cristina Cifuentes, en rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno en el que se ha visto el borrador del decreto, que incluye también la elaboración de un registro de todos los desfibriladores que se instalen para que el 112 tenga un "mapa" completo que le permita una mejor actuación en el caso de una emergencia cardiaca.

Cifuentes, que ha insistido en la importancia de los desfibriladores externos automáticos para los casos de accidentes cardiovasculares súbitos, ya que su uso rápido puede evitar muertes.

Para ello, y según el borrador del decreto, se instalarán estos aparatos en lugares de gran afluencia de personas y el 112 ofrecerá formación de manera continua para que quienes trabajen en estos lugares puedan utilizarlos mientras esperan la llegada de los profesionales sanitarios.

No se ha calculado aún el número de desfibriladores que se van a instalar, aunque Cifuentes ha especificado que se colocarán en grandes establecimientos comerciales y minoristas, aeropuertos, estaciones de autobús, ferrocarril y Metro con elevada afluencia de personas, y en establecimientos públicos o edificios de la administración que también tengan un gran número de usuarios.

También se instalarán en determinados centros deportivos, establecimientos hoteleros, centros educativos, centros de trabajo y polígonos industriales, así como en algunos servicios de emergencias no sanitarias que puedan ser primeros intervinientes, como bomberos, policía local o protección civil.

Será el decreto el que regule a partir de qué afluencia de personas o de qué número de plazas (por ejemplo en el caso de los hoteles) será obligatorio instalar los aparatos, y los edificios donde ya existen tendrán un plazo de tres meses desde la publicación de la nueva norma para adaptarse a los requisitos de la misma.

Entre otras cosas, se deberá garantizar el mantenimiento de los aparatos, que deberán estar ubicados en lugares visibles y que tendrán que exhibir de forma destacada el teléfono de emergencias -112-, para avisar a los profesionales sanitarios antes de atender a la persona que sufra una parada cardiaca.

Además de la instalación, se elaborará un registro donde se ha colocado cada aparato para que el 112 tenga un "mapa" preciso del despliegue de desfibriladores, lo que permitirá mejorar la respuesta asistencial en el caso de que haya un caso de parada cardiaca.

"Esperamos que esta medida contribuya a garantizar el derecho a la salud", ha insistido Cifuentes, quien ha recordado que sólo en 2015 el 112 registró más de 1.200 paradas cardiorrespiratorias fuera del entorno sanitario, y ha recalcado que, según los expertos, la desfibrilación es el tratamiento más eficaz ante estas situaciones.

De momento, el borrador del decreto se publicará mañana en el Portal de la Transparencia de la Comunidad para que los ciudadanos puedan realizar aportaciones y participar en la redacción del texto normativo.