Madrid acoge la presentación internacional del nuevo Mini

La capital ha sido la elegida por los responsables de la marca Mini, del grupo alemán BMW, para la presentación internacional del nuevo modelo de Mini en el International Mini Dealer Experience, que ha reunido a más de 2.500 trabajadores procedentes de más de 100 países del mundo.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha sido la encargada, junto con el máximo responsable mundial de la marca, Peter Schwarzenbauer, de dar la bienvenida a todos estos trabajadores que se han reunido en el Matadero de Madrid. Botella, ha dicho que el sector de la automoción es una de las fortalezas de la capital y ha hecho de la ciudad uno de los principales polos de esta industria en la Unión Europea

Durante los próximos dos días, estos trabajadores recorrerán, a bordo de 250 Minis, los lugares más "emblemáticos" de nuestra ciudad, como la Plaza de Toros de Las Ventas, la Puerta de Alcalá, Cibeles, Gran Vía, Princesa, Bailén, la Puerta de Toledo, Atocha o el paseo del Prado. Incluso pasearán por la sierra madrileña, según fuentes de la organización.

La elección de Madrid como centro de la presentación del nuevo modelo de Mini supondrá, según la directora de comunicación de la marca, Pilar García de la Puebla, más de 4.000 estancias hoteleras, y todo lo que significan las más de 2.500 personas que durante estos dos días visitarán la ciudad.

Por ello, la alcaldesa ha animado a todos los trabajadores de la marca, que también realizarán 'workshops' (charlas y talleres sobre el diseño o el funcionamiento del coche), a disfrutar de la gastronomía, el patrimonio artístico y cultural, y el sky line de la capital madrileña, así como a "disfrutar de la experiencia de una conducción segura y en armonía" por las calles, autopista, plazas y avenidas de la ciudad.

La principal novedad de este modelo que se ha presentado es "su afinidad" al primer modelo de Mini en cuanto a su carrocería, sin embargo, según fuentes de la marca, se ha "innovado" en todo lo demás, desde la mecánica al diseño interior.

Botella, que ha agradecido a Peter Schwarzenbauer la elección de la ciudad como sede para la presentación del modelo, también ha señalado que "es el coche urbano por excelencia", y que "tiene en esta ciudad cosmopolita su entorno natural".

"Creo, sin duda, que Mini, con sus avances tecnológicos en la mejora de emisiones de CO2, consumo y seguridad, es un aliado de excepción para conseguir nuestros objetivos", ha señalado la alcaldesa.

MADRID, "REFERENTE EUROPEO DE LA AUTOMOCION"

El sector de la automoción es una de las "fortalezas" de la metrópoli y ha hecho de Madrid uno de los "principales polos" de esta industria en la Unión Europea.

En este sentido la alcaldesa ha destacado las cerca de 5.000 empresas relacionadas con el mundo del motor. Asimismo ha señalado que la capital alberga "la mayoría de las sedes de los grandes fabricantes del mercado ibérico", así como "la red comercial más extensa del país", entre concesionarios y empresas de renting.

La regidora ha constatado que los datos posicionan a la ciudad como "uno de los referentes en la producción a nivel europeo con dos modernas factorías y un nutrido sector de multinacionales y pymes de la industria auxiliar del automóvil".

Botella ha destacado también las "magníficas" infraestructuras de transporte con las que cuenta nuestra capital, que "permiten orientar gran parte de esta producción hacia el exterior". Por eso, ha argumentado Botella, el International Mini Dealer Experience, "no podía tener mejor plataforma que la de Madrid".

"Nos satisface ser la puerta de entrada en España de las nuevas ideas y de los avances que sirven para mejorar la vida de las personas", ha señalado la alcaldesa, que no ha desaprovechado la ocasión para hacer referencia a la movilidad sostenible, que es "una de las mayores precupaciones del Ayuntamiento y una de las áreas de actuación clave en el proyecto de "ciudad inteligente".

En este sentido, ha señalado que "un tráfico fluido y limpio es crucial para el desarrollo social y económico de Madrid", por lo que el Gobierno de la ciudad "apuesta por un transporte público de calidad" y a la vez por "el respeto absoluto a la libertad de decisión de los madrileños", promoviendo "el uso racional y eficiente" del vehículo privado, ha concluido.