Madrid Central se inicia en pruebas el 23 de noviembre

El Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha recomendado que los madrileños dejen de acudir desde ahora en su coche particular al centro, que además de vivir varias obras se cerrará a los no residentes desde el próximo 23 de noviembre, con el establecimiento de Madrid Central, primero en pruebas.

Este área de cero emisiones, por la que podrán circular los residentes, los vehículos ECO y cero y el transporte público, entre otros, comenzará en pruebas y después habrá un período en el que se avisará pero no se multará a los conductores, como hoy han explicado la delegada de Medio Ambiente y Movilidad y el titular de Desarrollo Urbano Sostenible, Inés Sabanés y José Manuel Calvo, respectivamente.

Desde esa fecha el sistema pasará por un periodo de pruebas con controles manuales, no automáticos. Será a principios de año cuando se implanten los controles automáticos, que solo producen aviso de infracción, no multa. La idea del Ayuntamiento pasa por reducir los niveles de sanción, ya que la zona restringida tiene un perímetro más reconocible para los madrileños. El consistorio afirma que pondrá especial atención en los usuarios de carga y descarga, trabajadores de mercancías y otros conductores exentos de sanciones.

Inés Sabanés, delegada de Medio Ambiente y Movilidad Ayuntamiento de Madrid
Inés Sabanés, delegada de Medio Ambiente y Movilidad Ayuntamiento de Madrid

SIN FECHA AÚN PARA LAS MULTAS

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad no ha concretado en qué momento empezarán las sanciones, aunque ha asegurado que estás llegarán "antes, mucho antes" que las elecciones y espera que se reduzcan respecto a la de las actuales áreas de prioridad residencial, al tener un perímetro más claro.

¿QUÉ OPINAN LOS VECINOS?

En la calle Sagasta, la frontera norte del nuevo área de prioridad residencial, las opiniones, como era de esperar, están divididas.

SE ACONSEJA "EXPRESAMENTE" NO CIRCULAR EN GRAN VÍA, CANALEJAS Y ATOCHA

El Gobierno de Manuela Carmena pretende que los conductores se acostumbren desde este otoño a las nuevas restricciones y, coincidiendo con las obras que se viven en Gran Vía, la calle de Atocha, Carretas o la plaza de Canalejas, entre otras, acudan al centro haciendo uso del metro y del autobús."Las zonas por las que se desaconseja expresamente la circulación son Gran Vía y el entorno de la plaza Canalejas y Atocha", ha concretado Sabanés. Como ha recordado la delegada, el perímetro de Madrid Central está ya señalizado tanto de forma vertical como horizontalmente.

REFUERZO DE AGENTES DE MOVILIDAD

Además, el Ayuntamiento reforzará la presencia de agentes de movilidad en este área con 28 efectivos más en los días de diario. De ellos, doce se situarán en el eje de la Gran Vía, cuatro en Canalejas, cuatro en la zona de Atocha y ocho en el eje de bulevares, como ha detallado Francisco José López Carmona, director general de Gestión y Vigilancia de la Circulación.

Uno de los objetivos de estos agentes -4 durante los fines de semana en Gran Vía- es favorecer el paso prioritario de los autobuses y reducir el impacto negativo de las obras en esta forma de transporte público.Además, el Consistorio mejorará la coordinación de los diferentes servicios implicados, limitará la concesión de autorizaciones de ocupación en los espacios afectados por las obras, fomentará la comunicación entre agentes de movilidad y la EMT y reunirá en una web todas las incidencias relacionadas con las obras en el centro.

OBJETIVO: GARANTIZAR LA SALUD PÚBLICA DE LOS MADRILEÑOS

El objetivo, han defendido ambos concejales de Ahora Madrid, es garantizar la salud pública de los madrileños reduciendo las emisiones contaminantes, así como apostar por un modelo de movilidad sostenible que dé prioridad a los peatones y a las bicicletas. "La ciudad no se puede regir en torno a la población más pequeña y que ocupa más espacio, aunque les tenemos en cuenta", ha explicado Sabanés en referencia a los conductores.

El Gobierno de Ahora Madrid es optimista respecto a la respuesta que den los conductores madrileños, dado que los registros muestran ya una modificación en sus comportamientos a raíz de las obras y las informaciones sobre Madrid Central, según ha defendido Carmona.

El delegado de Desarrollo Urbano Sostenible detecta un cambio en la mentalidad y la cultura de la movilidad de la ciudad, por lo que desde el Ejecutivo local no temen un impacto negativo de las nuevas restricciones en los comicios municipales del próximo año.

El texto definitivo sobre las restricciones en Madrid Central así como la reducción del tráfico con calles a 30 kilómetros por hora, figurará en la nueva ordenanza de movilidad, que se llevará al pleno de septiembre para su aprobación definitiva.