Lissavetzky propone que el SAMUR pueda llevar a cabo asistencia domiciliaria

Lissavetzky propone que el SAMUR pueda llevar a cabo asistencia domiciliaria

El portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha visitado este lunes la Subdirección General de SAMUR-Protección Civil de Madrid, donde ha destacado que es el servicio "mejor valorado" por los ciudadanos y ha propuesto "ampliar su servicio a la asistencia domiciliaria".

El propósito de la visita a esta y otras entidades como la Oficina de Atención al Ciudadano de la Policía Municipal del distrito de Moncloa-Aravaca, el centro de operaciones de la EMT de Sanchinarro y la Federación Profesional del Taxi de Madrid, ha sido "felicitar las fiestas" y "agradecer el trabajo" de los profesionales que pertenecen a ellas.

El portavoz de los socialistas madrileños ha estado acompañado por parte de su equipo, y los concejales Diego Cruz, Carmen Sánchez o Pedro Pablo García-Rojo, entre otros.

En el contexto de la reciente aprobación de la nueva Ley de Reforma Local, y ante la "preocupación" de que sus competencias pueden ser traspasadas a la Comunidad de Madrid, Lissavetzky ha subrayado que "quiere que el SAMUR siga perteneciendo al Ayuntamiento de Madrid". El portavoz ha achacado la "falta de personal" que están experimentando algunos servicios como SAMUR, a las labores de austeridad del Ayuntamiento y ha querido mostrar su "preocupación" por la situación de la Policía Municipal. "Cuando acabe 2013 habrá 100 policías menos en la calle" y los presupuestos para 2014 "han bajado un 3 por ciento", ha destacado. Ante ello, ha propuesto "reforzar el Area de Seguridad", que en los últimos años "se está viendo debilitada".

En cuanto a la EMT, ha señalado que se trata de una de las empresas "más importantes" del Ayuntamiento de Madrid. Lissavetzky ha hecho referencia al último Pleno del Ayuntamiento, en que la concejala popular Concepción Dancausa hizo referencia a "la posibilidad del cierre de la empresa", que acabó 2012 con "pérdidas" de más de 300.000 euros y lleva más de 3 millones de euros de déficit en 2013.

En su opinión, Ana Botella "está dejando caer una empresa señera en Madrid" y "no es consciente de la responsabilidad que tiene". En este punto, Lissavetzky ha resaltado "la necesidad de poner en marcha" una campaña para potenciar el uso del transporte público y un plan de viabilidad financiera para 2014 y 2015.

Por último, respecto a la situación de los taxis madrileños, ha destacado que tanto a él como a su equipo les parece "absurdo" la existencia de un coste mínimo para ir a Barajas --en pocos días se aplicará una tarifa plana para viajar desde la almendra central hasta el aeropuerto--.

Lissavetzky ha hecho referencia a la labor "callada" y "poco reconocida" de los profesionales de las entidades que ha visitado, y ha pedido que tengan "una referencia" de lo que va a hacer el Ayuntamiento. Con un equipo de Gobierno que "no vive el día a día" y "no conoce lo que pasa en la calle", las cosas van "mal" y seguirán "así", ha concluido.