Un "sí, quiero" en el metro de Legazpi y otras peticiones de matrimonio sonadas en Madrid

Petición de matrimonio en la estación de Metro de Legazpi
Petición de matrimonio en la estación de Metro de Legazpi

En la semana del amor que tiene como gran referencia el próximo viernes 14 de febrero, día de San Valentín, nos hemos encontrado en Madrid con una historia romántica que ha bajado al metro madrileño y ha terminado con una petición de matrimonio. Tiene un final feliz, porque hubo un "sí" como respuesta, y nos recuerda a otras pedidas especiales cuyos protagonistas han compartido su gran momento con muchos madrileños que, sorprendidos, se han mostrado encantados por ser testigos de una situación única.

Tania y Álex, un amor suburbano

Todo ocurrió el pasado sábado por la tarde en la estación de Legazpi de Metro de Madrid, en los andenes de la línea 6 o Circular. Una pareja esperaba su tren y justo en el andén de enfrente, varios amigos desplegaron por sorpresa una pancarta en la que se leía: 'Tania, ¿quieres casarte conmigo?'.

Siempre hay móviles para captar instantes como este. Como el de Txema Miron (@fadfix), quien capturó el momento con su smartphone . "Acabo de ver, por sorpresa, una petición de matrimonio en el metro de Madrid.¡Qué bonito, por favor! Por cierto, ha dicho que sí", cuenta en Twitter.

Tania, efectivamente, dijo sí. Más tarde, Telemadrid pudo localizar a la pareja para conocer su historia. El lugar de la pedida tenía un sentido especial: allí se conocieron dos años antes.

Otras pedidas en público

Esta pedida en público recuerda a otras que hemos vivido en Madrid. Aún recordamos la que se vivió hace ahora justo un año en el Primark de Gran Vía, donde un hombre pidió matrimonio a su novia ante los aplausos de todos los compradores que en ese momento estaban en el centro comercial. El hombre se dirigió a la novia recorriendo las escaleras centrales cantando. Se detiene. Se hinca de rodillas y le pide matrimonio. Ella le dio, sin dudar, el "sí, quiero".

Otra escena reciente y muy conocida la protagonizó un jugador de fútbol, el delantero del Atlético de Madrid Álvaro Morata. Ocurrió en 2016, cuando el atacante, entonces jugador del Real Madrid, se subió al escenario del Teatro Rialto de Madrid, durante el espectáculo del Mago Pop, para sorprender a su novia, Alice Campello, y pedirle matrimonio ante todos los presentes. "Te van a hacer el mejor truco que has visto en tu vida", dijo el mago a la joven. Morata se arrodilló y consiguió su anelado "sí, quiero".

El fútbol también fue el contexto en el que un aficionado de River Plate que vino a Madrid para presenciar la victoria de su equipo en la final de la Copa Libertadores ante Boca Juniors pidió a su novia matrimonio durante una entrevista en televisión, frente al estadio Santiago Bernabéu. Todo era fiesta y más aún con esa propuesta nupcial.

También fue muy sonada la petición de Fernando, un bombero de la Comunidad de Madrid quien, ante el entonces presidente regional Ángel Garrido, pidió matrimonio a su novia. Era el día en el que el bombero se incorporaba al servicio y acudió a la Real Casa de Correos para recoger su diploma de nuevo ingreso. El ahora consejero de Transportes, encantado de ser testigo de esa escena.

Los conciertos también son buenos momentos para buscar el "sí, quiero" y varios ejemplos los hemos encontrado en Madrid. En junio de 2016 durante un concierto de Paul McCartney en el estadio Vicente Calderón, una pareja subió al escenario para declararse su amor ante la invitación del exbeatle.

También en julio de 2015 un concierto en Madrid de la cantante peruana Eva Ayllón fue escenario de una declaración romántica entre una pareja chilena.

Aunque quede algo más lejos, no podemos olvidar la petición de matrimonio que protagonizó un vecino de Rivas y policía nacional de profesión, Iván Cáceres, quien se proclamó en Hawai campeón de ironman, en el grupo de edad de 30-34 años, y pidió la mano nada más entrar en meta a su novia, Verónica Galán.

Ya queda lejos aquel momento vivido en 2010 en la Feria del Libro de Madrid, cuando un librero pidió por megafonía a su novia que se casara con él. Momento además de hora punta en la feria, con miles de personas recorriendo las casetas y más sorprendidos que nunca ante tal petición, cuando por megafonía lo que se suele oír son los anuncios de los escritores que firman libros. Una pena no tener un documento audovisual que recogiera para siempre aquel gran momento.

En todas estas historias triunfó el "sí, quiero"...