Lagasca, a la espera de que empiece la demolición del edificio