Laberinto de andamios y puntales en el Teatro de la Comedia

Entrar hoy en el Teatro de la Comedia es hacerlo en un laberinto de andamios y puntales. Tras casi año y medio de obras, la parte más complicada de los trabajos (la relativa a la estructura y el algibe construido bajo el patio de butacas) está ya casi terminada.

El teatro fue construido en 1875 según diseño del arquitecto Agustín Ortiz de Villajos (autor también de la Iglesia del Buen Suceso, del Teatro de la Zarzuela y el Circo-Teatro Price), pero hubo que reconstruirlo porque durante la noche del 17 al 18 de abril de 1915 un incendio destruyó el interior y el techo se desplomó sobre el patio de butacas. Hoy, de nuevo está en obras para su reforma y ampliación. Un proyecto en el que el Ministerio de Cultura invierte cerca de 22 millones de euros para adecuar el Teatro a la normativa vigente, mejorar la comodidad de espectadores y artistas y conservar a la vez su valor histórico y artístico. El director del Instituto Nacional de Artes Escénicas y la Música, Miguel Ángel Recio, señala que con las obras "se ha conseguido sacar más espacio porque hay unas salas multiusos y una de ensayos, sobre la cubierta del patio de bustacas, que antes no existían". Además, se construirán más camerinos, se ampliará el aforo y el teatro contará con un sistema antincendios propio.

El Teatro de la Comedia es la sede oficial de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, pero desde que en 2002 bajó el telón para emprender obras de reforma y ampliación la Compañía Nacional utiliza como sede provisional el teatro Pavón. La última representación en La Comedia fue "La Dama Boba" y quien entonces dirigía el montaje, Helena Pimenta, es hoy la directora de la Compañía Nacional. Asegura que "el teatro es un espacio mágico muy ligado a la Compañía" , que tiene "verdadera pasión por ese teatro y aún no ha decidido con qué obra subirá de nuevo el telón ya que debe escuchar lo que le pide su corazón".

Las obras del Teatro de La Comedia han llegado también a Alcalá de Henares. Hasta un taller de arte de la localidad se han trasladado todos los elementos emblemáticos y mobiliario original. Agunos de ellos ya están siendo restaurados con mimo por los empleados de Granda, como por ejemplo las barandillas de los palcos, las dos esculturas de acróbatas del hall o el lienzo que cubría el techo del patio de butacas. La Restauradora Maria Jesús Pineda asegura que la pintura, de 12 metros por casi once, estaba "muy deteriorada sobre todo por la humedad que había provocado grandes manchas, había alterado los colores, todo estaba cubierto por una capa negruzca a causa del polvo y el humo, y también algunas de las figuras incluso se habían perdido completamente y ha habido que recuperarlas con pinceles pequeños, con técnicas al agua y todo a mano".

El Teatro de la Comedia es la sede oficial de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, pero desde que en 2002 bajó el telón para emprender obras de reforma y ampliación la Compañía Nacional utiliza como sede provisional el teatro Pavón. Las obras está previsto que terminen en la primavera del año que viene y se prevé que el telón vuelva a subir en el Teatro de La Comedia en la temporada 2014-2015.