El Juez envía a prisión tras confesar al ultra atlético Racionero por intento de homicidio

El Juez envía a prisión tras confesar al ultra atlético Racionero por intento de homicidio

El juez ha ordenado el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza, por un delito de homicidio en grado de tentativa, del ultra Ignacio Racionero, que ha reconocido haber apuñalado a un miembro del Frente Atlético el miércoles en las inmediaciones del estadio Wanda Metropolitano. Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) han informado de la decisión del titular del Juzgado de Instrucción número 39 de Madrid, adoptada después de que Racionero haya reconocido su participación en los hechos.

El fiscal había pedido el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza para Racionero, que esta tarde ha pasado a disposición judicial después de negarse a declarar ante la policía, que lo detuvo en la madrugada del jueves pocas horas después de la agresión.

Racionero está acusado de asestar tres puñaladas a un joven de 22 años miembro del Frente Atlético el miércoles en las proximidades del estadio rojiblanco Wanda Metropolitano poco antes del partido de Copa del Rey entre el Atlético de Madrid y el Sevilla.

El ultra, de 40 años, conocido como el Raciones y ahora integrado en una escisión del Frente llamada Suburbios Firm, estuvo implicado en el asesinato del seguidor de la Real Sociedad Aitor Zabaleta en 1998 y posteriormente ha pasado doce años en prisión por diferentes delitos. Había salido de la cárcel hace pocos meses.

Los hechos se produjeron en las proximidades de un bar donde suelen reunirse aficionados del equipo madrileño, cerca de la estación del metro de Las Musas.

Dos jóvenes discutían de fútbol cuando presuntamente Racionero se acercó a uno de ellos por la espalda y sin mediar palabra le asestó tres puñaladas en muslo, brazo y espalda.

Según relataron a Efe varios testigos de la agresión, el detenido huyó del lugar, tiró el cuchillo en un parque infantil y se fue de copas.

La víctima, de 22 años y que vestía una camiseta del Frente Atlético, fue operada inmediatamente en el hospital La Paz y su vida no corre peligro. EFE

INESTABLE Y VIOLENTO

Ignacio Racionero, el ultra detenido como presunto autor de asestar tres puñaladas a un joven de 22 años miembro del Frente Atlético el pasado jueves en las proximidades del estadio rojiblanco Wanda Metropolitano permanecía desde su arresto en la madrugada del viernes en los calabozos de la Brigada Provincial de Madrid situada en el complejo de Moratalaz, no ha querido hacer ninguna declaración ante los agentes.

Inestable, violento e incapaz de distinguir entre el bien y el mal. Así describen sus antiguos compañeros del Frente Atlético a Nacho el Raciones. Unos calificativos que encajan con la imagen que él mismo muestra en un vídeo que grabó en una tienda del Real Madrid insultando de forma compulsiva al Club.En 2001 fue expulsado del Atleti, y en 2005 detenido por asaltar, junto a otros 10 ultras, un entrenamiento rojiblanco. Años después, entra en prisión y cumple 10 años por atracar farmacias. Desde su puesta en libertad hace 5 meses, los que le conocen dicen que estaba más desubicado que nunca.

Hasta ahora todo apunta a que no hubo una pelea previa, sino que pudo tratarse de un lío de faldas con alcohol y drogas de por medio. La policía sigue analizando el cuchillo y la navaja encontrados en el parque de Las Musas. La víctima ha salido de la UCI, y podría prestar declaración en breve. Aunque, supuestamente, el día del suceso fue el propio herido quién dice a la policía que le ha apuñalado Racionero. Horas más tarde, es detenido en el domicilio de su madre en Chamberí con la ropa, todavía, manchada de sangre.

EL SEGUIDOR DEL ATLÉTICO APUÑALADO DIJO EN EL HOSPITAL QUIEN ERA EL AGRESOR

El hincha del Atlético de Madrid apuñalado dijo en el hospital que el agresor había sido Ignacio Racionero, al que conocía, aunque en un primer momento había dicho a la policía que había sido víctima de un atraco. Fuentes de la investigación han explicado que el herido, de 22 años y que vestía una camiseta del Frente Atlético, salió tambaleándose del bar en el que fue apuñalado y se topó con unos agentes del dispositivo de seguridad del partido que iban a disputar el Atlético y el Sevilla en el Wanda Metropolitano, a los que pidió ayuda porque le habían apuñalado en un atraco.

Sin embargo, ya en el hospital admitió que conocía al agresor y que se trataba de Racionero. Los investigadores se dirigieron entonces al domicilio del sospechoso y, tras localizarle en las inmediaciones, le detuvieron, sin que hiciera ningún comentario. Tampoco ha declarado después en las dependencias de la Brigada Provincial de Información de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, donde permanece a la espera de ser puesto a disposición judicial, previsiblemente mañana.

Las fuentes han precisado que en el momento de la agresión el herido, que no cuenta con antecedentes policiales, estaba acompañado por una chica, mientras que el supuesto agresor estaba solo en el bar y, por motivos que se desconocen, el agresor le asestó tres puñaladas por la espalda.

El presunto agresor, que pertenece a una antigua facción del Frente Atlético, Suburbios Firm, cuyos miembros fueron expulsados del propio grupo de ultras del Atlético de Madrid por su ideología neonazi y su acercamiento a los Ultras Sur, sí tiene antecedentes y había salido de la cárcel en agosto. La policía le considera una persona de carácter inestable y violento.