50.000 Jóvenes ya tienen tarjeta sin contacto que se canjea gratis este mes

Metro
Metro

Un total de 50.000 usuarios del Abono Joven ya han solicitado la nueva tarjeta sin contacto, que se puede obtener de forma gratuita si se solicita hasta el 31 de julio y que costará cuatro euros a partir de agosto.

La tarjeta sin contacto, que se empezó a implantar el 3 de mayo, sustituye al Abono Joven para la Zona A, y usuarios podrán realizar el canje también por internet, según el viceconsejero de Transportes e Infraestructuras, Borja Carabante, que ha presentado un balance de la nueva tarjeta junto al director del Consorcio Regional de Transporte, José Manuel Pradillo.

Por su parte, Pradillo ha cifrado "en torno al 4,5% la caída de usuarios del transporte público en los cinco primeros meses del año", un descenso que está vinculado al aumento del desempleo y a la caída de la actividad económica.

La nueva tarjeta sin contacto recargable tiene un periodo de validez de 30 días naturales en vez de mensual como el antiguo abono, lo que permite empezar a utilizarla en cualquier fecha aunque no coincida con el inicio del mes, con el consiguiente ahorro para el usuario.

Dado que muchos usuarios del Abono Joven son estudiantes que ya han comenzado sus vacaciones, Borja Carabante ha recordado que existen varias vías para solicitar la tarjeta y que no es necesario desplazarse físicamente a un punto de venta.

Quienes ya disponen del abono pueden solicitar el canje en uno de los estancos autorizados, por correo postal o en las páginas web www.crtm.es o www.tarjetatransportepublico.es.

Los nuevos usuarios que no tengan el abono también podrán realizar los trámites 'online', o solicitar cita previa por internet o por teléfono para acudir a una de las siete oficinas de gestión habilitadas por el Consorcio Regional de Transportes Madrid.

Estas oficinas se hallan en estaciones de Metro e intercambiadores de Avenida de América, Ciudad Universitaria, Moncloa, Nuevos Ministerios, Plaza de Castilla y Príncipe Pío, además de la sede del Consorcio.

Una vez que el usuario haya obtenido la tarjeta, podrá cargarla en las máquinas expendedoras de billetes habilitadas para ello en numerosas estaciones de Metro, que estarán debidamente identificadas.

Una vez hecha la carga, el usuario tendrá diez días para comenzar a utilizarla, comenzando a contar los 30 días de utilización desde la primera validación.

Esta nueva tarjeta sustituirá paulatinamente a todos los abonos transporte con banda magnética, y se espera que antes de que fin de año el nuevo sistema se haya extendido a los usuarios de Abono Transportes normal de la zona A.

Ello supondrá no sólo un ahorro económico y mayor comodidad para el usuario, sino que también se ahorrarán más de 150.000 kilos de papel en los próximos 5 años y un 30% en los costes de operación y mantenimiento de los tornos, al no haber contacto, ha subrayado el viceconsejero.

En cuanto a la caída del número de usuarios del transporte público, los datos el Instituto Nacional de Estadística indican que el Metropolitano madrileño acumula una caída del 2,3% en lo que va de año y del 4,8% en los últimos doce meses.

En el transporte por autobús, el número de usuarios ha bajado un 4,4% en los cinco primeros meses del año, y acumula una caída del 6,5% en la tasa interanual.