Intervenidos 2.650 kilos de precursor de droga de síntesis de origen chino

La Policía Nacional ha impedido la fabricación de veinte millones de pastillas de éxtasis de gran pureza tras incautarse procedente de China 2.650 kilos de glicidato de PMK, un precursor de drogas de síntesis, y la máquina para convertir este producto en la sustancia estupefaciente final.

Se trata de una de las mayores incautaciones de este precursor de las realizadas en Europa hasta la fecha que, procedente de China a través de varios envíos, tenía como destino final Holanda.

El comisario jefe de la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía Nacional, Ricardo Toro, y el responsable de Vigilancia Aduanera del Aeropuerto de Madrid-Barajas, Luis Ángel Alonso, han destacado la complejidad de la investigación, ya que este precursor es legal y no tiene ningún uso salvo su utilidad para fabricar MDMA (éxtasis).

De hecho, las importaciones de esta sustancia química se realizan sin ocultarse con la excusa de que se utilizan como pigmentantes o ceras. Han sido detenidos en Madrid dos ciudadanos, uno de nacionalidad china como responsables de la importación del precursor y otro ecuatoriano como colaborador, mientras que en el aeropuerto de Barajas los investigadores intervinieron hace más de un mes la máquina, que llegó en un vuelo desmontada.

Con un depósito de vidrio y varias pibetas conectadas a un "calentador", la máquina consigue convertir a una determinada temperatura el glicidato de PMK en PMK y, en un segundo paso, este PMK en éxtasis.