Caos en la línea C-3 de Cercanías entre Chamartín y Aranjuez por una avería

Más de 8 horas con la línea C-3 de Cercanías Madrid interrumpida

El servicio en la línea C-3 de Cercanías Madrid presentó grandes problemas este lunes por la tarde a causa de una avería en las instalaciones de El Casar que afectó a la catenaria de la línea, provocando que el servicio entre Chamatín y Aranjuez se encontrara interrumpido durante horas. Se informó que el servicio no se prestaría con normalidad hasta ultima hora de este lunes. Ya este martes todo volvió a la normalidad.

En un primer momento, Cercanías informó de que había habilitado autobuses lanzadera en las líneas C-4, para viajar desde Chamartín a Villaverde Bajo, y C-3, para viajar entre Aranjuez y Pinto. Sin embargo, los viajeros han denunciado que este servicio no estaba en funcionamiento y que desde Renfe se había pedido a los usuarios que usasen transportes alternativos. Legazpi, por ejemplo, se convirtió en un recurso para los madrileños que viajaban al sur de Madrid y la estación registró una masiva afluencia de gente.

Cercanías también informó de que había habilitado trenes entre San Cristóbal Industrial y Pinto y que solo circulaban por una vía, siendo la frecuencia de un tren por hora. Mientras, el servicio entre Aranjuez y Pinto circulaba cada 30 minutos.

Quejas de los viajeros

Los usuarios del cercanías han mostrado su enfado y disconformidad con la organización y con las soluciones dadas por Renfe. Por otro lado, el Samur ha tenido que intervenir trasladando a una mujer enferma hasta la estación de Atocha por motivos que se desconocen.

Muchos usuarios han escrito sus quejas a través de las redes sociales. Algunos, por ejemplo, protestaron por quedarse su tren parado en medio de la vía sin refrigeración, por lo que la gente ha optado por abandonar el vagón e irse andando.

Otros viajeros han mostrado su disconformidad con los trabajadores de Cercanías, por lo que se han vivido momentos de tensión en algunas estaciones.

En la estación de Villaverde Bajo, tras los parones y las nulas soluciones por parte de Cercanías, los viajeros han decidido comenzar a presentar reclamaciones, formando una cola de gente harta por las pésimas condiciones de las líneas.

Incluso algunos viajeros han indicado que algunos vagones se quedaron a oscuras.

Por otra parte, desde Cercanías afirman que el problema de climatización se debía a una falta de suministro eléctrico en los vagones del Cercanías.