Inpeccion judicial de la la zona del Hospital 12 de Octubre donde falleció un niño de 22 meses

El Juzgado de Instrucción número 3 de Madrid ha ordenado hacer este miércoles una inspección ocular en el lugar en el que el pasado 26 de septiembre falleció un menor de 22 meses al precipitarse por una de las vallas de seguridad que dan acceso al Hospital 12 de Octubre como consecuencia de la falta de uno de sus barrotes, ha informado la Asociación El Defensor del Paciente.

El pasado 26 de septiembre, el pequeño Jorge se cayó tras precipitarse desde una altura de unos diez metros a consecuencia de faltar uno de los barrotes verticales de la valla de seguridad situada en la Puerta Norte del 12 de Octubre. Al parecer la valla de protección estaba rota y el niño se coló entre los barrotes. Los padres presentaron una denuncia contra el centro por negligencia.

El niño se precipitó al vacío desde unos diez metros de altura y cayó sobre el asfalto, falleciendo poco después en el hospital a consecuencia de las lesiones sufridas.

La inspección se ha realizado en presencia del juez y de la Policía Judicial de la Comisaría de Usera (Madrid) sobre el lugar de los hechos, así como la reconstrucción de la caída del menor.

En la diligencia ha estado presente además de la comisión judicial encabezada por la propia magistrada, un representante del hospital, miembros de la Policía Judicial de la Comisaría de Usera, y el abogado que ejerce la acusación en nombre de los familiares del niño fallecido, asoi como familiares del niño fallecido.

Según la asociación, el motivo de dicha prueba viene dado fundamentalmente por el hecho de que no se hizo atestado tras el fallecimiento, a lo que se añade, según la Asociación el Defensor del Paciente, "la falta de diligencia por parte del hospital que de forma imprudente una vez sucedido los hechos, borró y disimuló numerosas pruebas al reparar y pintar la valla de seguridad la misma".