Indignación entre los vecinos del piso de Madrid donde abusaba el pederasta

Los vecinos de la vivienda del madrileño distrito de Hortaleza donde el presunto pederasta de Ciudad Lineal supuestamente abusó de sus víctimas menores han expresado hoy su indignación e impotencia ante lo sucedido.

"No han vivido nunca aquí", ni el detenido ni su madre, ha asegurado una vecina del inmueble, de nombre María Jesús, quien ha explicado que si alguna vez se cruzó con el supuesto pederasta acompañado de una niña se habrá limitado a darle los buenos días.

Ha insistido en que el arrestado (Antonio Ortiz, de 42 años) no residía habitualmente en el piso, donde se han hecho obras de forma intermitente en los últimos ocho años. La mujer ha mostrado su "impotencia" ante lo que ocurría en su edificio, cuyo garaje dispone de medidas de seguridad como cámaras y un vigilante, al tiempo que ha subrayado: "Aquí nunca había pasado una cosa tan horrible".

"Es una vergüenza. Parece mentira", ha manifestado otra vecina que no se ha identificado a los periodistas, que tiene dos hijos pequeños, a los que lleva a jugar a un parque ubicado frente al edificio.Ha indicado que no recordaba haber visto al detenido por la zona y ha resaltado que es "indignante" que una persona así estuviera en la calle.

Otra mujer, María del Carmen Sánchez, ha comentado que, en la parte posterior del edificio, a principios de agosto vio a un hombre "bien parecido", vestido con un vaquero y un polo, sentado en un banco, mirando a unas niñas que jugaban en un parque infantil, y que pensó que podía tratarse del hombre que estaban buscando.

Ahora, tras la detención del presunto pederasta, se encuentra más tranquila y más contenta y espera que se haga justicia, ha destacado la mujer. "Es triste que salgamos en las noticias por esto", ha señalado otra vecina, de nombre Juana, quien ha precisado que no conocía al detenido ni lo había visto por la zona.

También el camarero de un bar aledaño al edificio, Las Tres Carabelas, ha resaltado que no conocía al presunto pederasta y que nunca había acudido al establecimiento. El presunto pederasta de Ciudad Lineal ha sido trasladado esta mañana a la vivienda situada en el número 3 de la calle de Santa Virgilia con el fin de asistir al registro, tras su detención el miércoles en Santander.

Un coche policial camuflado con los cristales tintados le ha trasladado desde las dependencias de la Policía Nacional hasta el inmueble, donde ha entrado a las 9.25 horas ante una gran expectación de periodistas y de una treintena de personas que le han increpado e insultado.

En la zona se ha desplegado un importante despliegue policial tanto en la entrada y la salida del garaje como en la puerta principal del edificio, que cuenta con nueve plantas y más de un centenar de pisos.

La vivienda que es registrada da a la parte posterior del edificio, desde donde se ven dos ventanas y una terraza acristalada que han permanecido toda la mañana con las persianas subidas. Eso ha permitido ver desde el exterior del piso a varios agentes de la Policía Científica que tomaban fotos. La Policía registró el miércoles otro piso de este barrio donde al parecer el detenido vivía con su madre.