Incautados más de 224.000 juguetes peligrosos en establecimientos de la región

Incautados más de 224.000 juguetes peligrosos en establecimientos de la región

Una operación conjunta de la Policía Nacional, Policía Municipal, Agencia Tributaria, Comunidad y Ayuntamiento de Madrid ha conseguido requisar 224.341 juguetes peligrosos para los niños, 15.870 artículos falsos y 104.340 artículos pirotécnicos en 16 establecimientos de la región.

Asimismo, cinco personas han sido imputadas por un delito contra la propiedad industrial, una más por incumplimiento de una orden judicial relativa a la actividad de un comercio, y se han abierto siete diligencias de investigación por presunta infracción a la legislación de comercio interior y exterior.

Los agentes municipales, dentro de la vigilancia de las zonas de mayor afluencia turística, detectaron los artículos sospechosos. Concretamente en la Plaza Mayor, en la Plaza del Celenque y en la zona de influencia aumenta en estas fechas el número de vendedores ambulantes que comercian con artículos destinados a menores de edad. Ninguno de los artículos ha sido comercializado fuera de la capital.

Muchos de esos artículos están incluidos en la Red de Alertas del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, suponiendo un posible grave riesgo sanitario en su uso por niños.

Los agentes realizaron diferentes intervenciones policiales realizadas en la zona se obtuvo información acerca del origen de la mercancía peligrosa. Debido a la envergadura de lo encontrado, la Policía Municipal avisó a la Policía Nacional, que localizó y confiscó los artículos sospechosos de diversos polígonos del extrarradio de Madrid, como el de Cobo Calleja en Fuenlabrada y otros de esta localidad y también de Pinto y Valdemoro que iban a ser vendidos en puestos ambulantes y bazares, mayormente.

Concretamente, de los 224.000 juguetes intervenidos, 43.000 se encontraban en un establecimiento de Pinto y 125.000 en un mayorista de Valdemoro. El 75 por ciento del total eran juguetes o artículos de disfraces y punteros láseres. El 50 por ciento de ellos estaban en la Red de Alerta y el 48 por ciento tenían problemas de seguridad o no contaban con la información precisa.

En la operación se han intervenido artículos cuya comercialización está prohibida y por tanto tampoco pueden ser objeto de importación. De hecho, respecto de alguno de estos artículos constan antecedentes de haber sido rechazada su importación en años anteriores.

La Policía sospecha que los artículos han sido fabricados en China, porque las personas que los almacenaban y los imputados son de esa nacionalidad. Según ha explicado el delegado de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Enrique Núñez, muchos de los objetos requisados pueden producir asfixia, intoxicación, atragantamiento y daños intestinales en caso de ingesta por parte de niños.

Para conocer los productos inseguros y peligrosos, ha indicado a los padres que tanto en la web municipal como en la región existe un decálogo sobre estos artículos. "Es preferible comprar un juguete seguro que dos inseguros", ha dicho.

En relación con dichos artículos, la Agencia Tributaria ha iniciado una investigación sobre la trazabilidad de su facturación para identificar si la introducción de estos productos en el mercado tiene su origen en una importación fraudulenta, lo que podría derivar en las correspondientes sanciones por contrabando.

MADRID, LA MAS ACTIVA EN NOTIFICAR PRODUCTOS PELIGROSOS

Durante su intervención, el consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, ha destacado que Madrid es la región más activa en la notificación de alertas de productos de consumo peligrosos, de las que ha comunicado 124 de las 551 notificadas por las distintas comunidades autónomas, el 22,5 por ciento del total desde el comienzo de 2014.

Asimismo, Ossorio ha subrayado algunas recomendaciones en la adquisición de juguetes durante las fechas navideñas por parte de los consumidores. "Los juguetes no pueden venderse en el territorio de la Unión Europea sin el marcado CE, por lo que aconsejamos que no se compren si no tienen este distintivo al poder ser inseguros", ha apuntado.

Además, ha recordado que si se realizan compras por Internet es recomendable verificar que en la página web aparecen los datos más relevantes de la tienda virtual como NIF, domicilio y correo electrónico, que permitan contactar con la empresa de manera rápida y efectiva.

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha destacado "la importancia de estas actuaciones policiales que permiten la retirada del mercado de productos que ponen en peligro la salud o seguridad de los consumidores, en este caso especialmente la de los niños". "Los controles e inspecciones periódicos realizados por los agentes son claves para detectar este tipo de juguetes", ha asegurado.

Además, ha subrayado que este tipo de redes provocan "un grave daño a la economía" porque no pagan impuestos y hacen una "competencia desleal" a los comerciantes. Igualmente, Cosidó ha alabado la "magnífica" cooperación entre distintas administraciones "que transmite un mensaje muy claro: con la seguridad de los niños no se juega".

RECOMENDACIONES PARA COMPRAR JUGUETES SEGUROS

Las administraciones piden, antes de comprar un juguete, que éste lleve la información obligatoria detallada a continuación, de tal forma que la misma no de lugar a confusión y se presente escrita con caracteres claros, visibles, imborrables, fácilmente legibles y, al menos, en castellano.

Entre dicha información debe aparecer el marcado CE mediante el cual el fabricante o su representante autorizado confirman que el juguete cumple las normas y requisitos legales sobre seguridad; nombre y marca del producto: número de lote, serie o modelo que permita su identificación; nombre, razón social y dirección de contacto del fabricante o importador; instrucciones de uso y montaje; y advertencias acerca de los riesgos derivados del uso del juguete, en su caso, y la manera de evitarlos, así como la edad mínima para su utilización si es necesaria para evitar riesgos.

Respecto a las instrucciones de utilización aconsejan que, al elegir un juguete, se tenga en cuenta las recomendaciones del fabricante sobre la edad de uso. Se debe espete y conserve las advertencias de seguridad, instrucciones de uso y montaje, e informar adecuadamente al niño o niña de las mismas para que pueda utilizar el juguete de forma correcta.

También se debe supervisar al niño durante el juego, especialmente cuando en el etiquetado aparezca la advertencia 'Atención. Utilícese bajo la vigilancia de adultos'. Y si es un juguete para un menor de tres años o que esté destinado a ponerse en la boca, asegúrese de que sea lo suficientemente grande para evitar que pueda ser tragado o inhalado.

Igualmente, hay que verificar el tamaño de sus partes separables y revisar los bordes accesibles, salientes, cuerdas, cables y fijaciones de los juguetes. En los juguetes químicos, el fabricante, además de detallar los riesgos de uso y las precauciones a tomar, debe indicar los primeros auxilios que han de administrarse en caso de accidente provocado por el uso de los mismos.

Los juguetes no pueden ser explosivos o contener elementos o sustancias que puedan explotar; los que producen calor no deben producir quemaduras. Igualmente, piden recodar a los padres que los niños deben utilizar siempre los patines, monopatines, bicicletas, con equipo de protección (cascos, rodilleras) y en lugares sin tráfico; y los juguetes náuticos solo en agua donde puedan permanecer de pie y bajo vigilancia.

En los juguetes de actividad atados a un travesaño se debe revisar aquellas partes que, si están en mal estado, pueden provocar un riesgo de caída o vuelco, tales como suspensiones, sujeciones, fijaciones al suelo, etc.