Imputado un joven por una quema negligente que provocó el incendio de Tres Cantos

Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Comandancia de Madrid han imputado a persona por su presunta implicación en el incendio originado en Tres Cantos el 22 de agosto, ha informado la Benemérita en un comunicado.

Sobre las 14 horas de ese día la Central Operativa en Servicio de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid tuvo conocimiento inicio de un incendio en un paraje de Soto de Viñuelas, en el término municipal de Tres Cantos que avanzaba peligrosamente.

Hasta el lugar se desplazaron patrullas de la Guardia Civil de la zona, en labores de extinción, y que colaboraron con agentes Forestales de la Comunidad de Madrid, Bomberos y Brigadas de Intervención de Incendios Forestales, activando el protocolo de plan de servicios contra incendios después de verificar la existencia del foco.

Paralelamente, los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza, especialistas en la investigación de incendios forestales, iniciaban el trabajo de campo para intentar averiguar las causas que determinaron el incendio, sospechándose que el mismo pudiera haberse producido por una negligencia consistente en una quema en una chimenea, por la cual salieron pavesas incandescentes que al caer sobre la vegetación seca dieron origen a un incendio que ocasionó la quema de 300 hectáreas de monte bajo y pastos.

El incendio provocó el desalojó de una urbanización, arrasó dos zonas de edificaciones, que sufrieron graves daños en algunos casos, motivo por el cual se procedió al desalojo de los residentes, logrando así que no resultara herido ningún vecino.

Esa tarde se llegaron a desplegar un total de 170 personas componen el dispositivo de extinción del fuego, entre bomberos y retenes, y hay 40 dotaciones de bomberos, cuyos trabajos para sofocar el fuego están evolucionando de forma favorable. Aparte, se incorporaron a estas labores dos hidroaviones.

Tras la investigación de todas las circunstancias se ha procedido a imputar un delito de incendio forestal por imprudencia grave al presunto autor del mismo, un ciudadano español de 28 años.

La Guardia Civil recuerda la prohibición expresa, en época de peligro alto de incendios forestales, de realizar ningún tipo de quema tanto en las zonas forestales así como una franja de 200 metros a su alrededor, sin autorización por los organismos competentes y debiendo adoptar la medidas preventivas para evitar su propagación a la masa forestal.