El Hospital 12 de Octubre dedica una exposición a Marie Curie

El hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid acoge una exposición dedicada a la vida de Marie Curie que se podrá visitar desde este martes hasta el 31 de octubre en la planta baja del centro hospitalario.

A la presentación oficial de Una polaca el París, nombre que engloba esta muestra, ha asistido El consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos y en el acto han estado presentes dos nietos de la doble Premio Nobel.

El hospital inaugura también este martes un programa de actos bajo el título ‘Marie Curie visita el 12 de Octubre’, en el que se incluye esta exposición dedicada a la doble Premio Nobel, cuya inauguración han realizado los nietos de la prestigiosa investigadora, Pierre Joliot y Hélene Langevin-Joliot. Estos dos científicos de reconocido prestigio han reivindicado en su discurso el trabajo desarrollado por tres generaciones de investigadores de la saga Curie.

La exposición temporal permanecerá en la planta baja del Centro de Actividades Ambulatorias del hospital hasta el 31 de este mes de octubre. Hasta el 15 de noviembre están programadas otras actividades como la lectura dramatizada de textos de Maria Skolodowska Curie a cargo del actor Manuel Galiana y Sonnia L. Rivas-Caballero, y una conferencia con detalles de su vida en Polonia y Francia.

UNA AUTÉNTICA EMINENCIA EN MADRID

La famosa científica Marie Curie, la única persona que ha recibido el premio Nobel de Física y el de Química, viajó a España en tres ocasiones. En 1919 participó en Madrid en el I Congreso Nacional de Medicina. Después volvió en 1931 invitada por el Gobierno de la Segunda República y en 1933 para presidir una reunión internacional en la Residencia de Estudiantes sobre el porvenir de la cultura.

Curie participó en el I Congreso Nacional de Medicina, que se celebró en Madrid entre el 20 y 28 de abril de 1919 bajo la coordinación del fisiólogo José Gómez Ocaña y con la asistencia del Rey Alfonso XIII.

La científica llegó a Madrid como una auténtica eminencia. Ya había recibido sus dos premios Nobel: el de Física (1903) por sus investigaciones sobre la radiactividad y el de Química (1911) por el descubrimiento del radio y el polonio. Curie, que en la Primera Guerra Mundial había promovido el uso de ‘coches radiológicos’ para ayudar a los soldados heridos, agradeció el apoyo que los españoles habían prestado a los prisioneros franceses durante la contienda.

En esta ocasión Curie impartió una conferencia sobre Las radiaciones de radioelementos y la técnica de su empleo en el anfiteatro de la antigua Facultad de Medicina (hoy sede del Colegio Oficial de Médicos de Madrid, cerca de Atocha). Con la ayuda de su hija Irene dispuso sus instrumentos y realizó varios experimentos para apoyar su discurso.

En Francia, gran parte de la actividad de Curie durante aquellos años se centró en sus trabajos en la Comisión Internacional de Cooperación Intelectual de la Sociedad de las Naciones para promover las vocaciones científicas. En calidad de vicepresidenta de esta comisión regresó a España entre el 3 y 6 de mayo de 1933. El motivo, presidir en la Residencia de Estudiantes una reunión del denominado Comité de Letras y Artes de la Sociedad sobre El porvenir de la cultura.

“Es indispensable para el futuro de la civilización que la magia de las conquistas de orden científico y de la gloria de las realizaciones técnicas se desarrollen en un conjunto armónico con la aceptación de una doctrina que instituya un régimen de paz y de amistad entre los hombres y las naciones, bajo la supremacía universal de la razón y de una moral digna de este nombre”, dijo entonces Curie.