El Hospital Carlos III presenta menos actividad de lo habitual

Las consultas de especialidades del Hospital Carlos III de Madrid presentan un nivel de actividad menor del habitual dado que una parte de los pacientes no están acudiendo a las citas programas, tal y como han indicado a Europa Press diversos trabajadores y usuarios.

Los empleados consultados reconocen el descenso de actividad aunque indican que no es acusado. "Ha bajado un poco", ha comentado una trabajadora del centro, que ha indicado a modo de ilustración que en su consulta de especialidad tenía programada una veintena de personas y han faltado cuatro o cinco.

No obstante, y aunque dicho descenso no es acusado, sí lo relacionan con cierta preocupación a raíz del caso de ébola confirmado en la paciente Teresa Romero, ingresada en la sexta planta del edificio desde el pasado lunes.

Por otro lado, diversos pacientes también han relatado que hay menos gente en la zona de consultas y que se nota la bajada de actividad. "El hospital está prácticamente vacío", ha añadido un usuario, que ha acudido al Carlos III al ser su centro de referencia. Esta persona ha indicado que siente "cierta intranquilidad" pero que no por ello ha dejado de ir a consulta. "Es lo que hay", ha apostillado.

Una de esas muestras de intranquilidad la ha protagonizado Daniel, un joven que ha acudido a depositar unos teléfonos fijos al centro y lo ha hecho con guantes de latex, explicando que ha procedido así porque se lo ha pedido su madre.

Mientras, los empleados afirman estar preocupados por el estado de Teresa Romero dado que muchos de ellos la conocían. Otros también reconocen "indignación" por las recientes palabras del consejero de Sanidad, Javier Rodríguez. También han señalado que muchos de los pacientes que han acudido a consulta les han transmitido su apoyo.

SE HABILITA TAMBIEN LA TERCERA PLANTA DEL HOSPITAL ANTE POSIBLE NUEVOS INGRESOS

El Hospital Carlos III de Madrid ha procedido este viernes a habilitar la tercera planta ante posibles nuevos ingresos relacionados con el ébola, por lo que ya son cuatro las que estarían dedicadas a tratar con estos pacientes, han informado fuentes del centro.

Ayer el centro procedía a hacer lo mismo con la cuarta planta con el objetivo de ser utilizado por parte de profesionales sanitarios del equipo que atiende a los pacientes. Algunos de los ingresados entonces, 18 en total, fueron dados de alta domiciliaria mientras que otros se trasladaron a otros edificios del complejo: La Paz y Cantoblanco.

En la planta sexta, donde se encuentra ingresada la paciente contagiada y los dos casos de estudio, son unos diez profesionales por turno: tres de ellos son médicos, uno de Intensivos y dos de Medicina Interna de la Unidad de Enfermedades tropicales.

El miércoles ya se evacuó la quinta planta, donde se encuentran ahora los contactos de riesgo. Desde el centro aseguran que "pueden trabajar" pero que tomaban esta decisión para que lo hagan de forma "más cómoda" y puedan descansar porque hay "mucha tensión" acumulada por la propia atención a los pacientes como por la presión que están ejerciendo los medios sobre ellos.

Catorce personas permanecen ingresadas en el Hospital La Paz-Carlos III tras registrarse en el día de ayer un total de siete nuevos ingresos, entre ellos las dos peluqueras que depilaron a Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada por el virus. Además, recibió el alta médica uno de los enfermeros del equipo que trató al misionero Manuel García Viejo.

Ayer ingresaron en el centro hospitalario las dos peluqueras que depilaron a Teresa, un médico, dos enfermeras, un enfermero supervisor y un celador, todos ellos asintomáticos, según el último balance ofrecido por el centro.

Estas siete personas quedaron ingresadas en la planta de vigilancia activa de contactos de alto riesgo, aunque ninguno de ellos presentaba síntomas de haber podido ser contagiados.

De las catorce personas ingresadas, la auxiliar de enfermería Teresa Romero es la única contagiada por ébola hasta el momento, mientras que una enfermera de La Paz que atendió a García Viejo está pendiente del resultado del segundo test tras dar el primero negativo, y otras doce personas están en observación al considerarse contactos de riesgo.

Sobre este punto, además de los últimos siete ingresos, están en observación el marido de la contagiada, Javier Limón, la médico del centro de salud y el facultativo de las Urgencias del hospital de Alcorcón que la atendieron, así como un médico procedente del hospital, que también había atendió a la auxiliar de Enfermería, y un sanitario del Summa.