Homenaje a los 10 bomberos muertos hace 32 años en Almacenes Arias

Homenaje  a los bomberos muertos hace 32 años en Almacenes Arias
Homenaje a los bomberos muertos hace 32 años en Almacenes Arias

El Ayuntamiento de Madrid ha celebrado este miércoles un acto en la plaza del Carmen para rendir homenaje a los diez bomberos que fallecieron en el incendio de los Almacenes Arias, del que se cumplen 32 años.

Bomberos y policías municipales, familiares y representantes de todos los grupos políticos con representación en el Consistorio han recordado a los diez bomberos que perdieron la vida en acto de servicio cuando se desplomó el techo de los Almacenes Arias, situados en los números 29 y 31 de la calle Montera, con el incendio ya controlado.

El acto ha consistido en una ofrenda floral por parte de un representante de cada uno de los doce parques de bomberos de Madrid ha depositado un ramo de diez rosas rojas en memoria de los compañeros.

A continuación el alcalde madrileño, José Luis Martínez-Almeida, acompañado de la vicealcaldesa, Begoña Villacís, y la delegada de Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz, ha depositado una corona de laureles junto a la ofrenda floral.

Tras un minuto de silencio, el suboficial del cuerpo de bomberos Emeterio García, que contribuyó a extinguir el incendio, ha leído el poema, y una pieza musical ha puesto fin al homenaje.

El Alcalde de Madrid, Martínez-Almeida, ha expresado su "admiración y gratitud" hacia la "viva demostración de heroísmo" que realizaron tanto los bomberos que murieron como los que "no descansaron ni un minuto hasta encontrar los cadáveres". También ha apuntado que, aunque los Almacenes estaban en la calle de La Montera, el homenaje anual se hace en la plaza del Carmen "a petición del propio cuerpo" de bomberos, deseo que atendió ("de manera muy razonable", ha comentado) el anterior Gobierno municipal de Manuela Carmena.

La Vicealcaldesa Begoña Villacís ha reconocido ante los periodistas el trabajo "absolutamente vocacional" que realizan los bomberos, y ha añadido: "Gracias por arriesgar vuestras vidas, y en ocasiones perderlas, por salvar a otros ciudadanos".

Hace 32 años

El incendio de los Almacenes Arias, situados en los números 29 y 31 de la calle Montera, comenzó en la tercera planta del edificio poco antes de las ocho de la tarde del 4 de septiembre de 1987.

El entonces alcalde de Madrid, Juan Barranco, presenció las tareas de extinción del incendio, que parecía controlado dos horas después y que, inicialmente, sólo había causado la intoxicación de ocho bomberos.

Sin embargo, unas horas después el siniestro adquirió una dimisión trágica, cuando pasadas las 2.30 horas de la madrugada del día 5 las vigas cedieron y seis de las ocho plantas del edificio se desplomaron sobre los bomberos que participaban en la extinción del fuego e intentaban asegurar la estructura del inmueble.

Fueron necesarios más de cuatro días para que los trabajos de desescombro permitieran rescatar el último de los cadáveres de los diez bomberos muertos (Juan Antonio Escalera, Amando Juarez, Francisco Madueño, Miguel Azuaga, Juan José Gómez Magro, Manuel Molina Río, Julio Onrubia, Angel González Soto, Francisco Javier Plaza y Manuel García Martín).

El edificio había sido construido en 1965 en el mismo solar que ocupaba otro inmueble de la misma empresa y que también había sido destruido por las llamas el 21 de enero de 1964.

Tras el siniestro se abrieron diligencias judiciales para estudiar las causas del suceso y si la actuación de los mandos de los bomberos había sido correcta. Además, el Ayuntamiento de Madrid creó una comisión de investigación.

El 18 de noviembre de 1987 el entonces titular del juzgado de instruccion numero 11 de Madrid, Andres Martinez Arrieta, dictó un auto en el que procesó a José Pascual, jefe de Bomberos de Madrid, como presunto autor de un delito de imprudencia temeraria y profesional con resultado de diez muertos.

También procesó en el mismo auto a los propietarios de los Almacenes, los hermanos Isidro y Federico Arias, como presuntos autores de un delito de imprudencia temeraria con resultado de daños en las cosas.

Además fijó una responsabilidad civil de 100 millones de pesetas de la que era responsable subsidiario al Ayuntamiento de Madrid, y otra de 60 millones para los hermanos Arias.

Las plantas del edificio de Almacenes Arias que quedaron en pie fueron demolidas por voladura controlada un mes después del incendio.

Después, desde 1995 y durante veintidos años el solar donde estuvieron los almacenes fue ocupado por los cines Acteón, que echaron el cierre en 2017.