Hallan el cadáver de una mujer en el cuarto de limpieza de un bloque de Pinto

Los vecinos de la mujer hallada muerta ayer en el interior de una zona común de los trasteros de un edificio en Pinto se han mostrado sorprendidos ante lo ocurrido y, aunque desconocen quién puede estar detrás del asesinato de la fallecida, aseguran que en los últimos meses ha aumentado el número de robos en garajes de la zona.

La Guardia Civil no descarta por ahora ninguna hipótesis de la muerte de esta empleada de la limpieza, que fue encontrada por un vecino que alertó de su presencia en el cuarto de la limpieza del edificio ubicado en el número 22 de la calle Santo Domingo de Silos de la localidad madrileña.

"Vi a un coche gris meterse dentro (del edificio) y al cuarto de hora empezó el lío. Se supone que él vio a la chica y llamó a la Policía. Yo lo vi todo desde mi ventana hasta que la sacaron", explica en declaraciones a Europa Press Televisión una de las vecinas, quien recalca que pasadas las 20.00 horas, la calle se llenó de agentes de Policía y ambulancias.

La misma vecina asegura que no tiene miedo ante lo ocurrido aunque sugiere que "tiene que haber alguna persona por aquí que esté haciendo algo", en tanto les han robado en dos ocasiones en sus garajes, al igual que le ha ocurrido al hijo de otra vecina del lugar. Una hipótesis que descarta Manuel, otro residente de la misma calle, quien, en un principio, pensó que se trataba de un incendio.

Así las cosas, Francisco José, un joven amigo de los dos hijos de la fallecida, describe a la mujer como una "buena" persona y muy amiga de su familia. "Conmigo no era muy simpática pero con mi madre y con mi familia (se llevaba) muy bien y con la gente siempre era muy educada", explica el vecino, quien añade que desde su casa se podían escuchar los gritos de la hija al enterarse del fallecimiento de la madre.

Así las cosas, los vecinos del bloque donde fue hallada muerta desconocen cuáles fueron las causas de lo ocurrido y confiesan que se trata de una zona muy tranquila donde todos los residentes se conocen entre ellos.

La mujer fue encontrada por los facultativos con un fuerte traumatismo en la zona parietal izquierda de la cabeza, con hundimiento de la bóveda craneal y pérdida de masa encefálica. Los signos de rigidez que presentaba el cuerpo, además, indicaba que podía llevar entre cuatro y doce horas muerta.

Agentes del Grupo de Homicidios de la Guardia Civil se han hecho cargo de la investigación y se baraja la hipótesis de una muerte violenta. La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha insistido, por su parte, en que están abiertas todas las hipótesis del crimen, aunque ha descartado que hubieran denuncias previas por maltrato.

ESTABA SEPARADA Y SU EX VIVE EN CÓRDOBA

Sorpresa y consternación entre los vecinos del número 22 de la calle Santo Domingo de Silos, en el casco antiguo de Pinto, tras conocer la muerte en este inmueble de una mujer, de quien aseguran que estaba separada de un hombre que actualmente vive en Córdoba y que no se le conocía pareja actual.

En el vecindario la sorpresa es total, ya que nadie escuchó nada en todo el día, hasta que el presidente de la comunidad del inmueble la encontró muerta alrededor de las 20:00 horas en el cuarto de la limpieza, con fuertes golpes en la cabeza, y comenzó a llegar el Summa, la Policía y la Guardia Civil.

Pedro, amigo de los dos hijos de la fallecida, relataba que "la mujer también era muy amiga de mi madre y cuando me contaron que era ella quien había aparecido muerta, pues fíjate cómo me quedé. Ahora voy a ir a su casa a ver cómo están sus hijos. Ella estaba separada y su ex vive en Córdoba. Vinieron aquí a Pinto hace al menos doce años y ya estaba separada entonces".

Quienes la conocían la definen como una mujer "amable y alegre", que mientras realizaba sus labores de limpieza "estaba siempre cantando y era muy cariñosa" y que "se la veía contenta".

Y es que era bastante conocida en el vecindario, ya que no solo limpiaba en el bloque del número 22 de Santo Domingo de Silos, sino también en el 20 y en otro piso de una calle perpendicular.

Según los vecinos, la ex pareja de la víctima reside en Córdoba y era fruto de un segundo matrimonio, ya que era viuda de un primer marido.

Entre los vecinos de la zona, próxima a la fuente de Crespo donde se celebran los triunfos del ciclista Alberto Contador, el sentimiento general es de indignación y el único deseo es que las Fuerzas de Seguridad del Estado "encuentren cuanto antes al autor de este crimen".