El Gregorio Marañón hace el primer implante en Madrid a una niña sin nervio auditivo

carrusel_hospitalgregorio
carrusel_hospitalgregorio |Telemadrid

El hospital Gregorio Marañón ha sido el primero de la red pública madrileña en realizar un implante auditivo de tronco cerebral a una niña que nació sorda por ausencia de los nervios auditivos, consiguiendo que oiga. Según ha informado la Consejería de Sanidad, se trata de la primera vez que un hospital público madrileño realiza esta intervención y la niña que ha sido sometida a la misma, de dos años, percibe sonidos seis meses y se prevé que pueda hablar más adelante.

El implante de tronco cerebral en el oído era la única opción posible para que la niña pudiera oír, ya que ni audífonos ni un implante coclear, técnica más común para este tipo de pacientes con hipoacusia profunda bilateral y una cóclea bien formada, hubieran resuelto su problema, dada la interrupción de la vía auditiva a través del nervio.

La cirugía, que ha llevado a cabo el equipo médico del Gregorio Marañón con la colaboración del otorrinolaringólogo italiano Mario Sanna, consiste en la implantación de una placa de electrodos en el tronco cerebral de la niña para dar continuidad a la vía auditiva.

Con la implantación de los electrodos se consigue que el impulso eléctrico llegue al córtex auditivo. Una vez colocados los electrodos se realizan pruebas de estimulación para detectar su funcionalidad y el nivel de estimulación necesario. Al mismo tiempo se coloca un aparato receptor-transmisor en la cabeza del paciente, por debajo de la piel, que capta el sonido de otro dispositivo colocado en el exterior de la cabeza de la paciente.

El receptor interno es el encargado de descodificar la señal que recibe del exterior para transformarla en impulsos eléctricos que llegan a cada uno de los electrodos, momento en el que la paciente recibe el estímulo que se propaga por la vía auditiva hasta el cerebro donde se procesarán los impulsos eléctricos recibidos.