Granados a Marjaliza sobre los documentos de la Púnica: "Quémalos un día de niebla"

El presunto "conseguidor" de la Púnica, David Marjaliza, ha dicho hoy en el primer juicio de este caso de corrupción que el exconsejero madrileño Francisco Granados le dijo que destruyera documentos de la red tras recibir un soplo de que les estaban investigando y que le instó a quemarlos "un día de niebla". "No, no lo tires, quémalo porque la bolsa la pueden pillar. Quémalo en un día que haya niebla" fue exactamente lo que, según ha contado Marjaliza en su declaración como testigo, le dijo Granados tras recibir un chivatazo del guardia civil José Manuel Rodríguez Talamino, otro de los acusados.

Fue entonces cuando él empezó a "recoger todo" junto con su secretaria Ana María Ramírez, con la que buscó en internet cuándo haría niebla. Fue un mes después, en la primera semana de octubre de 2014, cuando llegó ese día y vino "un amigo a recogerlo y a quemarlo".

Se trata, según Marjaliza, de Eduardo de la Peña, "un ñapas que nos hace las cosas de los pisos, las goteras, nos arregla todas esas cosas". En total fueron "tres carros del Carrefour" llenos de "documentación de la Comunidad de Madrid y licitaciones", así como un cuaderno en el que su secretaria apuntaba las entradas y salidas de dinero en B procedente de comisiones ilegales con detalles sobre los políticos a los que iba destinado el dinero y la localidad madrileña que gobernaban.

"Si era Parla, poníamos P. En el caso de Paco (Granados), le pusimos el mote de 'Futuro' porque esto fue en 1999, cuando no era alcalde, y 'Futuro 2' era José Luis Moreno, que fue luego alcalde", ha explicado. Marjaliza, que ha asegurado que nunca ha pactado con la Fiscalía, ha añadido además: "Yo había ayudado a pagarle (a Granados) la campaña de 1999 y de 2003, le he pagado viajes a Ibiza, televisiones, escopetas y muchas cosas".

GRANADOS: "NO TENÍA NADA QUE OCULTAR NI HE TENIDO QUE DESTRUIR NADA"

El exconsejero madrileño Francisco Granados ha afirmado hoy en el turno de última palabra del juicio de Púnica que él no tenía "nada que ocultar" ni que "destruir" y ha acusado a David Marjaliza de mentir en sus acusaciones contra él.

Granados ha lamentado que en el juicio que ha quedado visto para sentencia se sienten en el banquillo dos guardias civiles -José Manuel Rodríguez Talamino y José Luis Caro Vinagre- acusados de darle el chivatazo de que la UCO le estaba investigando, ya que se trata de agentes "honrados" que "llevan a la Guardia Civil en el corazón, que lo hacen por vocación y con afán de sacrificio".

En su alegato final, Granados ha arremetido contra Marjaliza, el considerado como conseguidor de contratos para la trama corrupta que le ha acusado en el juicio de cobrar comisiones de empresarios y de haberle instado a quemar documentos una vez supo de la investigación. "Nunca he formado parte de ninguna organización", se ha defendido Granados ante el tribunal, y ha desmentido que Marjaliza fuera nunca socio suyo. "Este señor a mí no me ha dado un euro jamás por ningún motivo", ni tampoco le adjudicó "nada" en su etapa como consejero, ha dicho.

Granados ha recordado que desde que se publicó en prensa en 2014 que había una cuenta en Suiza a su nombre, él mismo reconoció que la había tenido desde 1993 hasta 2005 y "nunca" ocultó ese patrimonio.

El exconsejero ha asegurado, al contrario que Marjaliza, que nunca le volvió a ver desde que el día 6 de octubre de 2014 le contó que la UCO le investigaba. "No he visto a este señor ni he hablado con él desde el día 6 que le transmito un comentario inocuo en mi opinión, que no sabía yo, que parece ser que me cuenta alguien algo tomando una copa y yo tengo la obligación de guardar secreto, no lo sabía, si es así, pues será, no soy abogado y por tanto no lo se", ha explicado sobre la noche del chivatazo.

LA FISCALÍA PIDE INDEMNIZACIONES Y PRISIÓN

La fiscal Anticorrupción Carmen García ha concluido hoy que el exconsejero madrileño Francisco Granados se aprovechó del soplo que le dio un guardia civil sobre la Púnica y participó de manera "proactiva" en la destrucción de documentación que evidenciaba el pago en B de comisiones a políticos. La fiscalía no tiene "ninguna duda" de que existió dinero en B: "Nos llegó un anónimo después de la operación que decía que ese dinero se había escondido en determinados domicilios, concretamente el de un amigo (de Granados), el de la madre de este señor y de los suegros".

Tras dicho anónimo, ha continuado García, se realizó el registro en la casa de los suegros de Granados y, en un altillo de una habitación, se halló casi un millón de euros.

Según la fiscalía, gracias al soplo que otro de los acusados, el guardia civil José Manuel Rodríguez Talamino, dio a Granados de que estaban investigando a Marjaliza, contribuyó a "seleccionar documentos sensibles" y "ocultó sus ganancias ilícitas", por lo que su actuación "entra de lleno en el delito de revelación de secretos", por el que pide para él 3 años de cárcel."Ha quedado claro que la finalidad era por un lado alertar a Marjaliza de la investigación y beneficiarse de las actuaciones de destrucción de documentación que éste pudiera llevar a cabo", ha dicho la fiscal.

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado al tribunal de la Audiencia Nacional que juzga al exsecretario general del PP madrileño Francisco Granados y dos guardias civiles por el caso del 'chivatazo' que indemnicen conjunta y solidariamente con 3.170 euros al Instituto Armado por los gastos ocasionados tras el soplo de que existía una investigación vigente al político regional y el empresario David Marjaliza. Así lo han expuesto las fiscales del caso Teresa Gálvez y Carmen García Cerdá al término de la tercera sesión de vista oral modificando ligeramente las conclusiones de su escrito de acusación en el que solicitan tres años de cárcel para Granados, José Manuel Rodríguez Talamino y José Luis Caro por los delitos de revelación de secretos y aprovechamiento para la revelación de secretos.

En el caso del agente en excedencia Caro Vinagre, el Ministerio Público pide al tribunal de la Sección Primera de la Sala de lo Penal que contemple la pena alternativa de año y medio de prisión por su cooperación en los hechos que integran esta pieza; la primera de la trama Púnica en llegar a juicio.

Fiscal: Granados fue "proactivo" en destruir documentos de comisiones en B

En su alegato final de cerca de dos horas del primer juicio de este caso, sobre un chivatazo a Granados, la fiscal ha destacado que el exconsejero se sirvió del conseguidor de la trama corrupta, David Marjaliza, para buscar toda la información que pudiera incriminarle y que después le pidió que la destruyera "en un día de niebla".

Y por ello, ha proseguido, no existe "prueba gráfica" que acredite los pagos en B procedentes de comisiones ilegales que Marjaliza -según ha testificado hoy- entregaba a políticos en la sede de sus empresas, en la localidad madrileña de Pinto.

"Ustedes lo saben mejor que nadie, el ministerio fiscal no puede aportar esas evidencias que justifiquen esas comisiones. La documentación en B no existe porque se ha destruido", ha explicado.

Pese a ello, la Fiscalía no tiene "ninguna duda" de que existió dinero en B: "Nos llegó un anónimo después de la operación que decía que ese dinero se había escondido en determinados domicilios, concretamente el de un amigo (de Granados), el de la madre de este señor y de los suegros".

Tras dicho anónimo, ha continuado García, se realizó el registro en la casa de los suegros de Granados y, en un altillo de una habitación, se halló casi un millón de euros.

Según la Fiscalía, gracias al soplo que otro de los acusados, el guardia civil José Manuel Rodríguez Talamino, dio a Granados de que estaban investigando a Marjaliza, contribuyó a "seleccionar documentos sensibles" y "ocultó sus ganancias ilícitas", por lo que su actuación "entra de lleno en el delito de revelación de secretos", por el que pide para él 3 años de cárcel.

"Ha quedado claro que la finalidad era por un lado alertar a Marjaliza de la investigación y beneficiarse de las actuaciones de destrucción de documentación que éste pudiera llevar a cabo", ha dicho la fiscal.

En relación a las quejas del abogado de Granados de que Marjaliza no esté acusado en el juicio, García ha asegurado que el presunto 'conseguidor' de la trama nunca ha pactado en la Fiscalía y que su colaboración con la justicia no pasa por acusar a terceros sino por reconocer los hechos que él cometió.

"No está sentado ahí el señor Marjaliza porque su actitud fue la de simple receptor de la información. 'A mí me dicen que tengo que destruir y yo destruyo'", ha añadido.

En relación a los otros dos acusados, Talamino y el exasesor de Granados y guardia civil en excedencia José Luis Caro Vinagre, ha apuntado que "ha quedado totalmente probado" que participaron en los hechos y que "la revelación no se trata de algo casual, sino que entró dentro de un elenco de actuaciones" que los tres desplegaron.

De hecho, ha destacado que tras estos hechos Caro Vinagre pasó a ser asesor de Granados y ganar el triple de sueldo que como guardia civil.

Sobre Talamino, ha dicho que sabía que la Guardia Civil estaba investigando a un empresario (Marjaliza), que se colocaría un vehículo con cámara frente a sus oficinas y "que lo que se pretendía era captar el pago de comisiones". Aún así, ha dicho la fiscal, se lo reveló a Granados y Caro "para hacerles un favor". EFE

1011675