La Gran Vía cierra al tráfico privado hasta después de Navidades

Cierra la Gran Vía al tráfico privado este viernes hasta después de las fiestas navideñas, por el momento. Queda un carril para el autobús y bicicleta por sentido y otro para vehículos autorizados. La Policía municipal controlará el acceso de vehículos privados a los parking y hoteles de la zona.

Gran Vía ganará 5.400 metros cuadrados para los peatones desde este viernes, 1 de diciembre, hasta el 7 de enero, con dos carriles por sentido para el tráfico rodado mientras que la movilidad peatonal ganará a la actual calzada un carril de circulación por sentido, al tiempo que se prohibirá la circulación de camiones de más de 3.500 kilos hasta el 7 de enero entre las 11 y las 23 horas.

ACERAS MÁS AMPLIAS

El dispositivo navideño de Gran Vía tendrá continuidad para prepararse de manera paulatina al Area Central "Cero Emisiones", con arranque en el mes de junio, enlazando con los trabajos previstos para que en las próximas Navidades se pueda contar con una calle remodelada con aceras más amplias. Estos trabajos comenzarán a finales de enero o mediados de febrero.

El año pasado el Ayuntamiento puso en marcha un dispositivo que perfecciona en estas Navidades. El dispositivo de seguridad estrenará este año un vallado más consistente a base de bloques hormigón a lo largo de 1.500 metros, que podrían ser adornados con plantas. Cada bloque pesa entre 700/800 kilos para darle estabilidad y solidez.

El vallado se mantendrá durante la Navidad y en las obras posteriores. Se irá retirando a medida que la calle se vaya remodelando en el proyecto de ampliación de aceras. Otra novedad es que la prohibición de los camiones se extiende hasta el 7 de enero cuando el año pasado únicamente se estableció la limitación para la cabalgata de reyes.

CIFUENTES MUESTRA SU PREOCUPACIÓN POR EL CIERRE

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha afirmado que está "preocupada" por el cierre parcial de Gran Vía que este viernes se pone en marcha porque "supone cerrar una de las principales arterias de comunicación" de la ciudad, al tiempo que ha señalado que reforzará de manera "muy importante" las líneas de Metro y de autobuses durante la campaña de Navidad.

"Indudablemente sí me preocupa el cierre de Gran Vía porque supone cerrar una de las principales arterias de comunicación de la ciudad de Madrid. Pero es una medida que toma el Ayuntamiento de Madrid en el uso de sus competencias y es quien le corresponde decidir precisamente de qué manera lo hace", ha apuntado en declaraciones a los medios en la sede de la Comisión Europea después de reunirse con el comisario de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, Christos Stylianides.

En todo caso, Cifuentes ha pedido al Ayuntamiento que se "coordinen bien", sobre todos con asociaciones de vecinos, comerciantes y taxistas, puesto que "la movilidad en la ciudad de Madrid es un asunto muy complicado". De la misma manera, ha reclamado al consistorio dirigido por Manuela Carmena que "extreme la coordinación con la Comunidad de Madrid".

DISPUESTOS AL DIÁLOGO

"Nosotros estamos dispuestos a dialogar en todo momento", ha asegurado, para después añadir que la Comunidad "siempre" ha pedido al Ayuntamiento que comunique con antelación sus decisiones porque corresponde al Consorcio Regional de Transportes de Madrid "adoptar las medidas correspondientes para reforzar el transporte público precisamenteen época Navideña".

Finalmente, Cifuentes ha enfatizado que la Comunidad de Madrid tiene preparado un dispositivo "importante" de refuerzo de transporte público para "minimizar en la medidas de lo posible" las "molestias" y garantizar la movilidad. "Nosotros tenemos preparado un dispositivo importante de refuerzo de Metro y también en los autobuses precisamente para minimizar en la medida de lo posible todas esas molestias que puedan tener los ciudadanos y garantizar la movilidad en la zona centro. Y vamos a reforzar de manera importante en toda la campaña de Navidad el metro y los autobuses", ha manifestado.

20 EXCEPCIONES A LAS RESTRICCIONES

Desde el 1 de diciembre los peatones ganarán espacio a la actual calzada con un carril de circulación por sentido mientras que los carriles restantes se limitarán, como ya se hizo el año pasado, a 30km/h, siendo un carril bubs-taxi-moto y un ciclocarril compartido entre vehículos a motor y bicis por sentido.

Son 20 las excepciones en la restricción a la circulación, de modo que podrán hacerlo los autobuses de la EMT o los servicios discrecionales con origen o destino en la zona, vehículos de personas de movilidad reducida, residentes, acceso a hoteles y parkings, vehículos cero emisiones, las bicicletas, la carga y descarga, los taxis, los VTC con servicio contratado en la zona restringida, las reparaciones, los servicios públicos, las emergencias, los suministros, el reparto postal, las unidades móviles de televisión, las grúas, las mudanzas con autorización expresa, los coches fúnebres...

El acceso para la carga y descarga se hará exclusivamente desde las 23 hasta las 11 horas en Gran Vía. Para el resto de calles restringidas al tráfico se establece un régimen similar al ya vigente en las cuatro Areas de Prioridad Residencial (APR), con horario entre las 8 y las 15 horas para vehículos de gas natural comprimido, GLP, híbridos o con autorización cero emisiones del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), y entre las 8 y las 13 horas para el resto.

Policía Municipal y Agentes de Movilidad establecerán controles de acceso a las zonas afectadas en Plaza de España, Cibeles, plaza de la Independencia, Cánovas del Castillo, glorietas de Carlos V y Puerta de Toledo, plaza de San Francisco El Grande y calle Mayor con Bailén.

LIMITACIONES PUNTUALES DE ACCESO

El dispositivo de movilidad incluye limitaciones de acceso --excepto para residentes y vehículos autorizados-- en Gran Vía, Puerta del Sol y las calles Mayor y Atocha en las fechas de mayor afluencia a esta zona. El calendario coincide con los fines de semana, el puente de diciembre y el periodo de vacaciones escolares. Las restricciones al tráfico en cada periodo de aplicación de las medidas comenzarán a las 17 horas el primer día y finalizarán a las 22 horas del último.

En esas mismas fechas se podrán realizar cortes puntuales si la saturación los recomienda, concretamente en el tramo de la calle Segovia entre Ronda de Segovia y Puerta Cerrada. Se podrán producir cortes puntuales en Ronda de Atocha, Ronda de Valencia desde Carlos V hasta Embajadores, Ronda de Toledo hasta Puerta de Toledo, Gran Vía de San Francisco hasta la calle Bailén y Plaza de España.

AMPLIACIÓN DE PASOS DE PEATONES

Para ampliar la capacidad de los movimientos a pie en las intersecciones se ampliará la anchura de cuatro pasos de peatones que comunican las aceras de Gran Vía, situados entre Callao y la Red de San Luis. Lo harán entre un 30 y un 40 por ciento. Además los pasos de peatones de las calles que se incorporan a Gran Vía se ampliarán hasta el nuevo límite con la calzada.

Igualmente se instalarán accesos en las paradas de autobuses para facilitar su uso a las personas con movilidad reducida. Todo el dispositivo se puede encontrar en madrid.es/movilidad y granvia.madrid.es. Será coordinado por Policía Municipal con un refuerzo especial de agentes de movilidad.

UN REFUERZO DE LA EMT DE UN 25%

El Ayuntamiento recomienda el uso de transporte público. Para ello se reforzarán 32 líneas con 40 autobuses de la Empresa Municipal de Transporte (EMT), un 25 por ciento más que el año pasado. En los 'búhos' nocturnos se preparan refuerzos por si fueran necesarios. Todo este refuerzo se coordina con el Consorcio Regional de Transportes.

Así, Metro ampliará la oferta de las líneas 1, 2, 3, 4, 5 y 10, especialmente los fines de semana. Cercanías reforzará las líneas que pasan por Sol, con trenes de doble composición. En caso de tener que coger el coche privado, el Ayuntamiento recomienda las rondas y bulevares y preferentemente la M-30.