González pide a Mas unidad frente a la crisis

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha reclamado "un país fuerte y unido" en el que todos caminen "en la misma dirección" tras reunirse en el Palau de Generalitat con Artur Mas, a quien ha criticado las "condiciones cerradas" que "pone por delante" para dialogar con el Gobierno.

González ha hecho estas declaraciones en la Estación de Sants de Barcelona, justo antes de coger el AVE de regreso a Madrid, después de que Mas no haya querido atender a los medios en el Palau de la Generalitat tras el encuentro, como sí hizo recientemente con otros líderes regionales europeos.

En su primera visita oficial a Cataluña como presidente de la Comunidad de Madrid, González ha afirmado que los madrileños también padecen un sistema de financiación que es "absolutamente injusto", que les "penaliza gravísimamente" y que hay que "intentar cambiarlo y mejorar las condiciones de financiación".

El presidente madrileño ha añadido que Cataluña y Madrid tienen "muchas cosas en común" y que "la fuerza y la solución está en la unidad", ya que "España es mucho más fuerte y Cataluña y Madrid son mucho más fuertes si estamos todos unidos -ha dicho-".

González ha mostrado también su desacuerdo con el proceso soberanista impulsado por el Gobierno catalán y ha añadido: "El presidente Mas ha dicho que él está dispuesto al diálogo como creo que también lo está el presidente del Gobierno, pero ese diálogo no se puede hacer poniendo por delante unas condiciones cerradas sin las cuales no se admite este diálogo".

"Ya sabe Mas, ya sabe todo el mundo, que yo estoy en contra del proceso" soberanista, "que es un proceso que no lleva a ninguna parte y que es malo para Cataluña y para España", ha dicho González.

El presidente se ha mostrado abierto a "colaborar entre todos para tratar de salir de la crisis cuanto antes las dos comunidades y España", porque, según él, "si Madrid va bien, Cataluña también irá bien si camina en la misma dirección".

Finalmente, González se ha mostrado confiado en "que las cosas se reconduzcan y que el diálogo se centre en una voluntad decida en encontrar soluciones, pero siempre en el marco constitucional".

González ha iniciado su jornada en Barcelona con una reunión por la mañana con la líder del PP Catalán, Alícia Sánchez-Camacho.

El presidente de la Comunidad de Madrid ha asegurado tras esa reunión que el PP nunca aceptará que una autonomía salga del régimen común de financiación y por tanto tenga una modelo especial, y ha abogado por reformar el sistema actual para que "no perjudique a quien más aporta".

"No aceptaremos nada que suponga salirse del régimen común del conjunto de las comunidades, no aceptaremos ningún régimen de fiscalidad especial para una autonomía", ha dicho González en rueda de prensa, preguntado por la revisión del modelo de financiación que debe comenzar a negociarse este año.

"El actual sistema de financiación es injusto, no satisface a nadie, es fruto del pacto político de José Luis Rodríguez Zapatero con el Gobierno tripartito, se trató de una imposición política. Tenemos que ir a uno distinto que sea más equilibrado", ha considerado.

Y ha añadido en este sentido: "El nuevo modelo debe ofrecer garantías para que no se penalice a las autonomías que más aportan, el sistema actual perjudica gravemente a la Comunidad de Madrid, que es la que más aporta a la caja común"

DERIVA INDEPENDENTISTA

Asimismo, el presidente de la Comunidad de Madrid ha apostado este martes por que el Gobierno madrileño y catalán se pongan de acuerdo a la hora de pedir un sistema de financiación "más justo" si bien ha añadido que no se puede consentir que la utilización de este debate para "justificar una deriva independentista".

Durante una conferencia que ha ofrecido a empresarios catalanes, en el Hotel Casa Fuster, a puerta cerrada, González ha indicado que para impulsar la reforma del sistema financiero, "Madrid y Cataluña deberían ponerse de acuerdo" y apostar por un sistema "más justo, más equitativo y más responsable", ha informado la Comunidad en un comunicado.

No obstante, González ha lanzado una advertencia: "No podemos consentir que se utilice este debate de la financiación para justificar una deriva independentista que, si bien nunca sería tolerable, en estos momentos constituye una irresponsabilidad que a puede salir muy cara a todos".

"Lo que necesitamos no es una modificación constitucional del sistema territorial, ni, por supuesto, abrir un proceso de secesión. Bastaría simplemente con un sistema de financiación que conjugara el papel nivelador y redistributivo del Estado con la prestación por parte de las regiones de unos servicios públicos de calidad, máxime cuando algunas generamos recursos suficientes para mantenerlos", ha dicho.

En este punto, el presidente regional ha destacado ante los empresarios catalanes la necesidad de reformar un sistema de financiación, aprobado por el anterior gobierno socialista "satisfaciendo los intereses del tripartito catalán y del PSOE andaluz, y que castiga a Madrid, pese a que lidera los indicadores económicos para salir de la crisis".

En su opinión, "no es razonable ni admisible que las regiones que más recaudan reciban una financiación por habitante por debajo de la media", y menor de la de aquellas regiones que recaudan "mucho menos", ha lamentado.

En este sentido, ha puesto como ejemplo que Madrid aporta a la solidaridad del resto de regiones 2.500 millones de euros mientras que Cataluña lo hace con 778 millones. Es decir, cada madrileño aporta al Estado 1.555 euros mientras que los de Cataluña lo hacen con 403 euros, "a pesar de tener ambas regiones una renta similar", ha dicho.

NO SE PUEDE IR SOLO

El presidente de la Comunidad ha incidido hoy en su visita a Cataluña en que sólo se saldrá de la crisis con unidad de acción y criterio frente a la dispersión. "Se engaña quien crea que puede ganar más yendo solo. Si estamos unidos seremos más fuertes, pero si no lo estamos nos perderemos todos", ha apuntado.

González ha remarcado que "una España dispersa y dividida no otorga solvencia y no será capaz de generar crédito". "España es más fuerte cuanto más unida está. Y solo una España fuerte es capaz de defender nuestros intereses, los de todos, en Europa y en el mundo", ha considerado.

Por ello, ha abogado por combatir la crisis económica con medidas y reformas pero éstas "no serán suficiente si no ponemos orden en nuestra organización y trabajamos todos en la misma dirección". Por eso, ha apelado a la "cordura" para impulsar reformas que beneficien a todos. "Aún estamos a tiempo para poner un poco de cordura en este debate y poder impulsar reformas que nos beneficien a todos", ha dicho.

Volviendo a la propuesta soberanista, González ha indicado que "la independencia de Cataluña no se puede plantear en ningún caso" y menos de manera "individual". "No porque estemos en crisis, sino porque no tiene fundamento ni histórico ni legal", ha señalado el dirigente madrileño.

A su juicio, el debate sobre la discriminación que mantienen los independentistas es "forzado, falso, tergiversado e intencionado", ya que "si aplicáramos las teorías nacionalistas sobre un histórico agravio de unas regiones sobre otras, veríamos que Madrid es la región que más contribuye y la que menos recibe".