González: "Los partidos deben mejorar su sistema de funcionamiento interno"

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, cree que los partidos políticos deben mejorar su sistema de funcionamiento interno para "huir" de la "endogamia" y "cierto anquilosamiento en el funcionamiento de los aparatos" como una medida para la "necesaria" regeneración política.

Así lo ha manifestado durante la presentación del libro 'En pro de la regeneración política', un estudio dirigido por Enrique Arnaldo y Pedro González Trevijano, y que ha contado con el apoyo de la Fundación Universidad Rey Juan Carlos, la Fundación Canal y la Comunidad de Madrid.

Durante su intervención, González ha reflexionado sobre lo que, en su opinión, necesita España para que su política se regenere, y ha hablado de la necesidad de que existan "grandes partidos" como los de la transición española, que sean "depositarios de los mejores valores de la sociedad española y de los españoles".

En su opinión, estos partidos tienen que tener "claro" cuáles son los objetivos comunes del interés general del país y deben hacer una reflexión "para mejorar profundamente su sistema de funcionamiento interno, que fueran algo más democrático y huyeran de una cierta endogamia y cierto anquilosamiento en el funcionamiento de los aparatos que les hace también muchas veces mirar más hacia dentro que hacia el interés general".

También ha apostado por mejorar el sistema electoral y conseguir que ese "distanciamiento" entre los ciudadanos y la clase política se reduzca, con una elección "más directa", con la posibilidad de "exigir una responsabilidad directa entre el elector y el elegido" y que se puedan formar "gobiernos fuertes y sólidos" donde el ciudadano se vea representado.

ADMINISTRACIONES MAS RACIONALES Y LIMITADAS POR SU MARCO COMPETENCIAL

Asimismo, González cree que es necesario revisar el marco administrativo. "Necesitamos administraciones más racionales y limitadas y sobre todo un marco competencial claro que nos permita a todos saber qué es lo que tenemos que hacer cada uno, que no todos hagamos las mismas cosas, que no construyamos barreras infranqueables a distintos niveles y, sobre todo, que ajustemos así los recursos económicos para hacer la administración ágil", ha indicado.

En opinión de González, los ciudadanos demandan que esta especie de "17 miniestados y selva legislativa" que existe para regular "cosas básicas" se centren en un mismo objetivo. "Es sin duda una necesidad que ayudará a solucionar muchos problemas políticos, administrativos, económicos y a fortalecer los valores y señas de identidad del conjunto del país, cosa que es necesario en la regeneración de nuestro sistema político social", ha añadido.

Asimismo, el presidente madrileño cree que es necesario retomar "el contacto de la unidad". "Es necesario hablar no solamente de lo mío y lo tuyo sino de lo nuestro. La única manera que tenemos de sobrevivir es tener claro que unidos somos más fuertes y es lo que nos hace ser más competitivos", ha señalado.

JUSTICIA AGIL

La regeneración también pasa, según González, por tener un marco legislativo y una legislación "claro" porque lo "abusivo y complejo limita las capacidades de desarrollo". Para el presidente, la justicia tiene que ser "ágil, profesional y cualificada". "Una justicia que no es ágil no es justicia", ha señalado el dirigente madrileño, quien ha apuntado que ahora asistimos a "procesos judiciales enormemente largos y complejos" donde no siempre se garantiza el ejercicio de todos los derechos "de manera equilibrada".

González también aboga por más transparencia que llegue a todo, que las instituciones "sean de carácter controlador y fiscalizador" y que las organizaciones privadas "adecuen su funcionamiento a la función que les corresponde" y que existan leyes racionales, "no condicionadas por el interés político, la demagogia o las presiones" que, a su juicio, "al final provocan más dificultades".

Para terminar, González cree que es necesario que "los mejores estén en las responsabilidades públicas" y es que, a su parecer, uno de los grandes problemas que tiene España es que se ha "desvirtuado tanto la función pública, sobre todo, la política, que hoy es prácticamente imposible que alguien que tenga espíritu de servicio no se lo piense varias veces". "Es una perdida de talento, de competencia y de capacidad".

"Las puertas giratorias bien organizadas, bien transparentes y bien dirigidas a conseguir que los mejores estén hoy aquí y mañana allí y que tanto del sector público y privado se suman, no solamente son un problema, son una solución y la garantía de que el aire circula en un sentido y en otro para que esto funcione mejor y se aire permanentemente", ha concluido.