González entrega una vivienda a una familia desahuciada, en paro y con dos hijos

El presidente regional, Ignacio González, ha entregado este martes la primera de 115 viviendas que la Comunidad de Madrid dará esta semana a personas desahuciadas, familias en paro y a víctimas de violencia de género, entre otras personas en situación de especial necesidad.

En concreto, González dio las llaves de un piso en Carabanchel Alto a una familia desahuciada, en paro y con dos hijos menores, ya que del total de 115 viviendas, 29 se cederán a personas que hayan atravesado una situación de desahucio.

Esta iniciativa se suma a otras medidas que ya ha puesto en marcha el Gobierno regional para ayudar a las familias con menos recursos, como la cesión a Cáritas de 1.000 viviendas para acoger a las familias que más lo necesitan, como las que han perdido su hogar por un desahucio.

SEGUIMIENTO SOCIAL

En muchos casos la entrega de la vivienda se acompañará de un seguimiento social para facilitarles su integración en la sociedad. Estas 115 viviendas permitirán iniciar una nueva vida a 450 personas, de las que la mitad son menores de 15 años, que proceden de 23 países distintos.

Se trata de pisos situados en diferentes municipios de la región y adquiridos en el mercado de vivienda libre. La renta mensual que paga cada familia se calcula en cada caso teniendo en cuenta las características concretas del núcleo familiar y oscila desde los 65 hasta los 135 euros, para una vivienda de dos dormitorios, a los 200 euros para una de cuatro dormitorios.

Además, en todos los casos se aplica una bonificación del 35 por ciento durante los primeros cinco años. También se contemplan descuentos de entre el 20 y el 30 por ciento a las familias numerosas.

FAMILIAS AFECTADAS POR LA CRISIS

El perfil de las familias que hasta ahora demandaban una vivienda del cupo de especial necesidad ha sufrido un cambio importante como consecuencia de la crisis. Algunas, añadió, han legado a perder sus viviendas como consecuencia de un desahucio o de alquileres muy por encima de sus posibilidades. De hecho, 29 de las familias beneficiarias e estas viviendas han sido víctimas de un desahucio.

Este es el caso de la familia a la que Ignacio González ha acompañado hoy a conocer su nueva vivienda. Se trata de un matrimonio, Sergio y Marta, con dos niños de 11 y 9 años, que como consecuencia de la crisis ha perdido su vivienda y se encuentra en una situación muy vulnerable.

Tanto el padre como la madre tienen 41 años y una experiencia laboral de 15 y 12 años en diferentes puestos, pero ambos han perdido sus trabajos (en 2011 y 2012 respectivamente) y ahora sólo perciben el subsidio de desempleo, de 426 euros.

Sergio trabajaba en un centro comercial y le echaron por reducción de personas. Marta trabajaba en una residencia de ancianos, que cerró por graves deficiencias. Perdieron una casa en Segovia por motivos económicos y acabaron viviendo con la madre de ella.

Ahora, se han trasladado a Madrid para buscar trabajo. De hecho, Sergio se ha estado formando para trabajar como vigilante de seguridad. "Lo primero que sentí cuando me dieron la casa fue liberación", ha afirmado. "Yo estoy muy contenta", ha destacado Marta.

La vivienda entregada tiene 50 metros con tres dormitorios y por ella abonarán una renta de aproximadamente 96 euros, que se ha calculado teniendo en cuenta su nivel de ingresos.

Respecto al resto de los adjudicatarios, se trata también familias que por sus circunstancias personales y sociales presentan graves situaciones de vulnerabilidad. Concretamente, de estas 115 viviendas 76 corresponden al cupo general, 17 a mujeres que han sufrido violencia de género, 3 a personas con discapacidad, 16 a impulso familiar y 3 a personas mayores.

Por otro lado, de estas familias 49 perciben la Renta Mínima de Inserción (RMI) y 35 familias están recibiendo ayuda de alimentos por parte de Cáritas, Cruz Roja o la Iglesia Evangélica.