Gómez pide un pacto para "blindar las pensiones" y tacha a Aguirre de "frivola y arrogante"

Los cruces de acusaciones y críticas al dogmatismo de izquierdas y de derechas han protagonizado el segundo día del debate sobre el estado de la región, con muchas alusiones a Eurovegas y el anuncio final de Esperanza Aguirre de que tiene otra "intuición": que Adelson quiere los terrenos de Alcorcón.

Casi seis horas de debate caracterizadas por el intercambio de acusaciones de demagogia, mentiras, falsedades, dogmatismos y frivolidad, entre Esperanza Aguirre y los los portavoces de la oposición: Tomás Gómez (PSM) y Gregorio Gordo (IU) y en menor grado con Ramón Marcos (UPyD), que ha intervenido en lugar de Luis de Velasco por encontrarse éste enfermo.

Toda la oposición ha criticado el macroproyecto de Eurovegas, mientras que Aguirre ha vuelto a defender que creará empleo, algo a lo que España - ha dicho - no puede rechazar a día de hoy.

Tomás Gómez, en su primera intervención en un debate de política regional en la Asamblea, ha propuesto recuperar el impuesto de Sucesiones y Donaciones, y elevar la presión fiscal a las grandes fortunas, así como defender en el Congreso el blindaje constitucional de las pensiones públicas.

El portavoz socialista ha criticado el "liberalismo de pacotilla" de Aguirre y ha arremetido contra su política económica, educativa y sanitaria, mientras la presidenta ha recordado la gestión de Gómez como alcalde de Parla y ha puesto en duda sus conocimientos en economía, pese a ser profesor en una Universidad donde entró, según ella, "a dedete".

Gregorio Gordo, portavoz de IU, ha utilizado un tono duro para criticar la labor de Aguirre al frente del Gobierno regional, y le ha acusado de llevar a cabo "una política de empobrecimiento de la mayoría", que lamina los "sistemas de protección social y los servicios públicos".

Aguirre ha pedido a Gordo que modere su discurso "tan demagógico, insensato, tremendista, falso y, en definitiva, tan comunista", si no quiere convertirse en otro Juan Manuel Sánchez Gordillo, el diputado andaluz de IU que este verano ha participado en asaltos a supermercados al frente del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT).

Ramón Marcos se ha estrenado también como portavoz en el debate regional -aunque de forma involuntaria, por la ausencia de Luis de Velasco-, y tras criticar el liberalismo que defiende Aguirre, ha abogado por una reforma del Estado que evite que el bipartidismo colonice las instituciones para ponerlas a su servicio, en vez de al servicio de los ciudadanos.

La presidenta ha defendido sus políticas liberales frente al "intervencionismo, el keynesianismo y el socialismo", que ha dicho que se han demostrado fracasados, y ha pedido a UPyD que concrete qué órganos suprimiría para no hacer demagogia.

Todos los grupos han reprochado a Aguirre que el PP no haya permitido una comisión de investigación sobre la mala gestión de los directivos de Caja Madrid, y la presidenta ha admitido que si se avaló su fusión con Bancaja para formar Bankia fue porque lo avaló el Banco de España, aunque luego se demostró que fue "un matrimonio a punta de pistola".

Otro de los asuntos recurrentes en la oposición ha sido el uso del tupper en los comedores escolares, que para algunos retrotrae a épocas franquistas, mientras el portavoz del PP, Íñigo Henríquez de Luna, ha asegurado que permitir que los alumnos lo lleven al colegio es dar libertad a las familias, y no humillar.