Garrido renueva el compromiso de unidad y cita a Madrid como ejemplo de esfuerzo y superación

El presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha instado a renovar el compromiso de los madrileños que se alzaron el 2 de mayo de 1808 en un llamamiento "heroico" a la unidad de España, a la soberanía, a la lucha por una sociedad mejor, a la convivencia, al progreso y a la superación.

Garrido -que tras la dimisión de Cristina Cifuentes hace una semana ha presidido los actos de la fiesta del Dos de Mayo ha ofrecido un discurso muy institucional en el que no ha hecho ninguna mención a la expresidenta-, ha asegurado que "a pesar del alto precio pagado por nuestros compatriotas hace 210 años, nada pudo silenciar aquel llamamiento heroico", que "se escucha hoy con idéntica nitidez".

Por primera vez no han estado en la Real Casa de Correos otros expresidentes de la Comunidad. No han acudido a la recepción oficial ni Ignacio González, ni Esperanza Aguirre, ni Ruiz Gallardón. Todos han declinado asistir.

"Un llamamiento a la unidad incuestionable de España; un llamamiento a la soberanía como única fuente de legitimidad; un llamamiento a la lucha por una sociedad mejor; un llamamiento a la convivencia, al progreso y a la superación en el día a día", ha detallado, antes de apuntar que los madrileños de hoy deben renovar ese compromiso "con Madrid, con España y con la generosidad que alienta detrás de todos esos valores". Garrido ha asegurado que "los vaivenes políticos no deben hacernos olvidar una sociedad consolidada".

VALORES DEL DOS DE MAYO

"Hoy evocamos una fecha destacada de nuestro pasado para recordar los valores en los que se fundamenta nuestra convivencia, reconociéndolos en el presente y proyectándolos hacia el futuro. Valores como el amor a la libertad, la lucha contra la injusticia, la solidaridad con los oprimidos, el compromiso con el interés general o el patriotismo y la defensa de España entendidos como expresión de todos esos sentimientos y actitudes", ha enumerado.

Valores "que no se limitan a lo relatado en los libros de historia, ni se agotaron en aquel estallido de rabia y de dignidad que fue el Dos de Mayo de 1808, sino que siguen presentes entre nosotros dos siglos después". "Es esta pervivencia en el tiempo de los valores del Dos de Mayo, por encima de cualquier problema puntual, la que nos permite identificarnos como miembros de una sociedad resistente, capaz de superar la adversidad, y de decir con los demás españoles aquello que acertó a expresar magistralmente el gran Jorge Luis Borges: 'Nadie es la patria, pero todos lo somos'", ha seguido diciendo.

Garrido ha subrayado que son los ciudadanos y las organizaciones, el "tejido social" de la región, los responsables del "dinamismo y empuje" de la Comunidad "gracias al talento individual" de todos. Por eso, "los vaivenes políticos y los cambios coyunturales no deben hacernos olvidar esta consistencia de fondo de la sociedad madrileña, una sociedad preparada, trabajadora, solidaria, que es nuestro mejor valor".

"Los madrileños tenemos, por tanto, mucho que celebrar hoy, Día de la Comunidad de Madrid, y tenemos que hacerlo con la humildad necesaria para renovar cada día el esfuerzo que hace posible todos estos logros", ha agregado.

Garrido ha insistido en su discurso en que la celebración del Dos de Mayo es para todos los madrileños, "de nacimiento o de adopción, de sentimiento o de convicción", y a todos ellos les ha garantizado la estabilidad de las instituciones "más allá de las circunstancias concretas de cada momento.

USÍA DA LAS GRACIAS A CIFUENTES

La Comunidad de Madrid ha entregado este año las Medallas de Oro del Dos de Mayo al escritor Alfonso Usía y a título póstumo al expiloto de motociclismo Angel Nieto, así como las Medallas de Plata a la Unidad de Trasplante Cardíaco Infantil del Hospital Gregorio Marañón y a la actriz Gemma Cuervo.

Alfonso Usía, al dar las gracias por la medalla, ha citado a Cristina Cifuentes porque sería "muy grosero por mi parte no recordarla ya que es la presidenta que nos concedió el premio".

Además, la Gran Cruz ha sido otorgada a la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) y la Policía Municipal de Madrid. En cuanto a las Encomiendas, en esta ocasión han recaído en Gonzalo Salazar Simpson, el Padre Agustín de la Cañada Real y la Indicación Geográfica Protegida Carne Sierra de Guadarrama.

También, se reconoce a la Federación Taurina de Madrid, la empresa BQ, la Joven Compañía y Antonio Sáenz de Miera reciben la Cruz de la Comunidad de Madrid. Estos galardones se han entregado en la recepción que se celebra cada año con motivo del Dos de Mayo en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno autonómico.

Al este acto de entrega de medallas asisten más de 360 personas, entre ellas la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena; el líder del PSOE, Pedro Sánchez; o los vicesecretarios de Comunicación y Sectorial del PP, Pablo Casado y Javier Maroto.

También están presentes la presidenta de la Asamblea, Paloma Adrados; la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa; los portavoces de todos los grupos de la Asamblea (Enrique Ossorio, PP; Ángel Gabilondo, PSOE; Lorena Ruiz-Huerta, Podemos; e Ignacio Aguado, Cs); así como varios secretarios de Estado, diputados del Congreso y senadores (como Íñigo Errejón, Tania Sánchez, Rafael Simancas o Marimar Blanco); líderes sindicales y empresariales; mandos militares y policiales; representantes del poder judicial; rectores o el Arzobispo de Madrid, Carlos Osoro.

Rechazó recibir la Medalla de Oro el filósofo Emilio Lledó, que estuvo propuesto para este galardón pero que rehusó la condecoración "dadas las circunstancias", al entender que sería "desagradable" aceptar un reconocimiento propuesto por quienes parece que no respetan algo "esencial" que es la educación, representadas por instituciones como la universidad.