Garrido da luz verde a la bajada de impuestos a los contribuyentes madrileños

Las nuevas rebajas fiscales que se aplicarán en la Comunidad de Madrid suponen una bajada de impuestos al conjunto de los contribuyentes madrileños, con especial impacto en las rentas más bajas y en las familias. El paquete de medidas fiscales contempla, por primera vez en España, una bonificación en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones que se lleven a cabo entre hermanos, tíos y sobrinos. También se suprimen varios impuestos, como el de transmisiones patrimoniales, y de actos jurídicos documentados. Habrá además deducciones por contratar a personas que cuidan a los niños menores de 3 años.

La próxima declaración de la renta incorporará todas estas medidas que aprueba este martes por el Consejo de Gobierno, presidido por Ángel Garrido. El Consejo ha aprobado este martes el proyecto de Ley de Medidas Fiscales, que supone una rebaja impositiva anual de 135 millones de euros para los contribuyentes madrileños. En la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Ejecutivo autonómico, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha explicado que esta "importante rebaja de impuestos" es una "buena noticia" para los ciudadanos, las familias y las empresas.

Garrido, se ha mostrado este martes "convencido" de que Ciudadanos le dará su apoyo para aprobar la bajada de impuestos, que incluye diez rebajas fiscales y que comienza ahora su tramitación parlamentaria, pese a no haber iniciado conversaciones con la formación naranja. "Yo sinceramente creo que el proyecto completo es perfectamente asumible por Ciudadanos, toda vez que ellos han manifestado su voluntad hace algún tiempo de aprobar medidas que contribuyan a mejorar la fiscalidad de los madrileños", ha indicado Garrido, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, después de dar luz verde al proyecto de ley. Al tiempo, ha hecho un llamamiento al PSOE para que se sume a la iniciativa, aunque lo ve "difícil".

EL PSOE NO QUIERE LA REBAJA, CIUDADANOS LA APOYA

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado, ha asegurado que si el Gobierno regional pretende llegar a acuerdos con su reforma para la bajada de impuestos y la que propuso su partido, la formación naranja "estará de su lado". Así lo ha indicado después de que el Ejecutivo madrileño haya dado luz verde a la bajada de impuestos que anunció la exdirigente Cristina Cifuentes, que incluye diez medidas.

El portavoz del PSOE-M en la Asamblea, Ángel Gabilondo, ha anunciado que su grupo se plantea "seriamente" presentar una enmienda a la totalidad con texto alternativo al proyecto de Ley de Medidas Fiscales. "Este tipo de medidas a un año de las elecciones me cuesta creer que no tengan nada que ver con ellas", ha declarado.

Gabilondo ha advertido de que con las reformas propuestas el Gobierno regional disminuirá sus ingresos "al menos 160 millones de euros" y se ha preguntado si la "solución" es aumentar la deuda, ya que "no hemos oído hablar de reducción de gasto" sino "al contrario". En la misma línea, la presidenta del grupo parlamentario de Podemos, Mónica García, ha aventurado que la bajada de impuestos se pondrá en marcha "a costa de incrementar deuda".

El conjunto de medidas beneficiará a los más de 3 millones de contribuyentes madrileños, que se ahorrarán 125 millones de euros al año, más de 160 millones si se tienen en cuenta las deducciones por nacimiento de hijos y por alquiler de vivienda aprobadas en la reciente Ley de Presupuestos de 2018.

SE REDUCE MEDIO PUNTO EL IRPF EN EL TRAMO MÁS BAJO

En el IRPF se reducirá medio punto el tipo mínimo de la escala autonómica del impuesto, lo que beneficiará a todos los contribuyentes madrileños, pero especialmente a las rentas más bajas. De esta forma, el tipo mínimo se situará en el 9 por ciento, el más reducido de todas las comunidades autónomas. Se trata de una rebaja del 5,3 por ciento en el primer tramo, por lo que para las rentas más bajas supondrá un ahorro proporcionalmente mayor. El impacto estimado de esta medida aliviará el esfuerzo fiscal de los más de tres millones de contribuyentes madrileños en 56,3 millones de euros. Tras esta medida, Madrid se mantiene como la región con los tipos más bajos.

Junto con la rebaja del tramo autonómico del IRPF, se contempla también la ampliación y mejora de deducciones en el impuesto, como la de acogimiento no remunerado de personas mayores de 65 años o personas con una discapacidad igual o menor al 33 por ciento, que se amplía de 900 a 1.500 euros.

DEDUCCIONES EN EDUCACIÓN INFANTIL

Asimismo, y para favorecer la conciliación de aquellas familias que no se benefician de una plaza de educación Infantil sostenida con fondos públicos (cheque-guardería o plaza en escuela pública), se amplía la deducción por gastos de escolaridad con una nueva modalidad por descendientes de 0 a 3 años escolarizados en el primer ciclo de educación Infantil. La deducción para los beneficiarios será del 15 por ciento de los gastos de escolaridad soportados con un límite de 1.000 euros anuales por descendiente.

También se han aprobado deducciones relacionadas con la Economía Social, de tal manera que por aportaciones al capital social de cooperativas y sociedades laborales, el contribuyente se podrá deducir el 50 por ciento de las mismas con un máximo de 12.000 euros anuales.

Por otra parte, se crea una nueva deducción del 15 por ciento para los donativos a fundaciones inscritas en el Registro de Fundaciones de la Comunidad de Madrid. Asimismo, se incrementa del 20 al 30 por ciento las deducciones por la inversión realizada por adquirir acciones y participaciones de entidades de nueva creación, hasta un máximo de 6.000 euros anuales que hasta ahora estaba establecido en 4.000 euros. Además, si se refiere a entidades participadas por universidades o centros de investigación, el porcentaje y la cuantía deducible se incrementan al 50 por ciento y hasta 12.000 euros, respectivamente.

La Ley de Presupuestos para el 2018 ya incluyó una rebaja de impuestos. Así, se incrementó la deducción por nacimiento o adopción de tal manera que las familias madrileñas se pueden beneficiar de una deducción de 600 euros anuales durante 3 años por cada hijo nacido a partir del 1 de enero de 2018, incrementándose de esta manera la deducción vigente que permitía dicha deducción en un único año.

Por otro lado, se amplió también al 30 por ciento la deducción por alquiler de vivienda habitual para los menores de 35 años, que hasta la fecha podían deducirse el 20 por ciento.

Además, se incrementó la cantidad máxima deducible al año, desde los 840 euros hasta los 1.000 euros, y se elevó la edad hasta los 40 años para las personas en situación de desempleo con cargas familiares. Así, las nuevas deducciones en el Impuesto de la Renta, y las ya aprobadas, beneficiarán a casi 190.000 contribuyentes con un ahorro fiscal de 54 millones de euros.

NUEVAS BONIFICACIONES EN EL IMPUESTO DE TRANSMISIONES

Se incluyen sendas bonificaciones del 10 por ciento por la adquisición de vivienda habitual de hasta 250.000 euros en el impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Además, las familias numerosas contarán con una bonificación del 95 por ciento en Actos Jurídicos Documentados para la adquisición de la vivienda habitual.

Por otra parte, se contempla una bonificación del 100 por cien por la adquisición de bienes muebles y semovientes de menos de 500 euros del valor real adquiridos por personas físicas. Con esta medida se pretende dar seguridad jurídica a los compradores particulares de este tipo de bienes en la Comunidad de Madrid, estableciendo un límite exento de 500 euros por debajo del cual no se debe tributar este impuesto, con las excepciones de vehículos.

Asimismo, en lo que se refiere a la compra de viviendas de segunda mano, en su modalidad de Trasmisiones Patrimoniales Onerosas, se mantendrá el tipo de gravamen más bajo establecido en el 6 por ciento (4 por ciento en familias numerosas), mientras que en otras comunidades se eleva hasta el 11 por ciento. Todas las nuevas medidas que afectan al Impuesto Sobre Transmisiones Patrimoniales Onerosas y Actos Jurídicos Documentados beneficiarán a casi 34.000 madrileños al año con un beneficio fiscal de 18 millones de euros.