Ganaderos de Pedrezuela denuncian ataques de perros domésticos

Ganado vacuno de la raza avileña, Sierra de Guadarrama
Ganado vacuno |Telemadrid

Ganaderos de Pedrezuela están reclamando atención ante los ataques de perros domésticos a sus animales y a la fauna silvestre, ya que puedan sufrir tres o cuatro ataques al año, ha informado Ecologistas en Acción tras ponerse en contacto con ellos.

Según han explicado en una nota de prensa, numerosas personas que viven o visitan la localidad Pedrezuela penetran con sus vehículos por caminos, vías pecuarias y campo a través, y sueltan a sus perros. "No tienen en cuenta que en ese espacio geográfico hay fauna silvestre y ganado que están aprovechando los pastos y rastrojeras. Esta, constituye una actividad económica importante para la diversificación de la economía local y el medio ambiente", indican.

Risas de los propietarios

La organización ecologistas asegura los perros domésticos atacan a corzos, liebres, conejos y aves terrestres. "Estresan a la fauna salvaje y malogran puestas de perdiz, codorniz, alondra, etc. Una de las situaciones más habituales es la persecución de conejos por parte de perros domésticos, entre las risas de sus propietarios que lo ven como un divertimento del animal y de ellos mismos", detallan.

Entre otros ejemplos señalan que en el verano de 2018 dos perros acosaron y persiguieron a un corzo. El animal, asustado, acabó estrellándose contra la alambrada que protege la autovía A-1 (Madrid-Burgos), a la altura del kilómetro 45. Esta primavera de 2020, ganaderos de Pedrezuela han sido testigos del ataque a una cría de corzo por parte de otro perro.

El impacto sobre el ganado es similar, apuntan. "Los perros domésticos, por instinto, acosan, muerden, atacan persiguen y provocan estampidas del ganado que está libremente pastando en rastrojeas y pastizales o en prados cerrados. En ocasiones las mordeduras provocan la muerte de la res. Cuando esto sucede y acude la Policía Local o la Guardia Civil, no se puede demostrar el ataque del perro doméstico. En muchos casos ya se ha marchado con sus dueños, por lo que las Fuerzas del Orden Público hacen responsable al ganadero", manifiestan.

Ecologistas critica que solo en algunos ocasiones los propietarios de perros domésticos asumen los daños causados por su can y pagan al ganadero. "Pero, cuando no sucede, supone un quebranto económico para el ganadero. Cuando acuden al Ayuntamiento la respuesta es que es un tema que no les compete. Si llaman a la policía municipal piden que el afectado ponga denuncia. Si el ganadero va a la Guardia Civil le responde que vaya al Juzgado de lo Civil de Alcobendas", lamentan.

"En conclusión, las instituciones que debían velar para que estos hechos no ocurriesen, y si ocurren, socorrer al ganadero, eluden su responsabilidad y derivan al ganadero a los juzgados", concluyen.