Gallardón utilizará como coche oficial un prototipo "híbrido" y "enchufable"

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, utilizará desde hoy como coche oficial un prototipo "híbrido" y "enchufable", con motores de gasolina y eléctrico, de menor consumo incluso de los que usarán sus concejales y los de los grupos de la oposición (PSOE e IU). Tras la reunión semanal de la Junta de Gobierno, Ruiz-Gallardón ha bajado a la entrada al Palacio de Cibeles para presentar a los medios de comunicación el Toyota Prius Híbrido Enchufable que sustituirá al Audi A8 blindado en el que se trasladaba hasta ahora y por el que el Ayuntamiento pagaba un arrendamiento de casi 150.000 euros al año.

El de ahora, notablemente menos voluminoso y que además tiene como novedad que no es de color negro sino gris azulado metalizado, sólo costará 8.999,88 euros al año, aunque el ahorro total por la renovación de la flota de vehículos oficiales del Ayuntamiento será de 646.489,56 euros al año.

El nuevo coche, ha explicado el Ayuntamiento en una nota, es "un prototipo único en el mercado y que en este momento ostenta la máxima condición de vehículo 'verde'".

Este vehículo alcanza una reducción de consumo de combustible de más del 30% respecto a los Prius convencionales, ya que su gasto es de tan solo 2,6 litros a los 100 kilómetros y genera unas emisiones de dióxido de carbono (CO2) de 59 gramos por kilómetro.

Dispone de un modo totalmente eléctrico, que se emplea para desplazamientos cortos y con una autonomía de 20 kilómetros, y una de sus ventajas más importantes es que su batería se puede cargar completamente en hora y media conectándola a una toma doméstica estándar de 220 voltios.

VEHÍCULOS "VERDES" OFICIALES

Con la sustitución de los vehículos oficiales por otros de menor gama y menos contaminantes, que no afecta a la Policía Municipal, se consigue, ha destacado el Ayuntamiento, "el doble objetivo de ahorro y mayor respeto medioambiental".

Todos los concejales -los miembros de la Junta de Gobierno, los de distrito, los concejales delegados y los de la oposición- utilizarán como coche oficial modelos híbridos convencionales de las marcas Toyota Prius (15, aparte del prototipo del alcalde) y Honda Civic (42).

El cambio de la gama supone la baja del arrendamiento de 58 vehículos, el Audio A8 del alcalde, 11 Audio A6 de los miembros del Gobierno municipal, y 46 Citroen C5 del resto de concejales, incluidos los de la oposición.

Todos los concejales del PP han estrenado ya sus coches, el alcalde, hoy, el último de ellos, y los de la oposición lo harán el próximo día 16.

REDUCCION DE CONDUCTORES

Por otra parte, la Junta de Gobierno aprobó la semana pasada el acuerdo por el que se suprime el uso exclusivo de vehículo oficial por los titulares de órganos directivos y el acuerdo de la Mesa General de Negociación de los Empleados Públicos para regular las nuevas tipologías de puestos de trabajo de conductor y las medidas a adoptar en el conjunto de dichos puestos. Así, la plantilla de conductores del Consistorio perderá 50 efectivos antes del próximo mes de junio tras la creación de dos categorías nuevas de conductores, una medida que permitirá ahorrar 1,55 millones de euros anuales (unos 33.000 euros al año por cada conductor).

Así, ahora los chóferes del Consistorio podrán ser de cargo electo o de incidencias. Los primeros serán los encargados de transportar a los concejales que, por razones de seguridad, necesiten ir acompañados de escolta. Los segundos, por su parte, se utilizarán para otras incidencias, envío de paquetes, traslado puntual de cargos directivos, etcétera.

Para reducir la plantilla, el Ejecutivo local cancelará 50 plazas la plantilla de conductores de aquí a junio de 2011 mediante la "amortización de vacantes actuales y de interinos que aprobaron los procesos de oposición del Ayuntamiento.

Con esto, la plantilla total quedará en 332 conductores, de los que 110 serán de cargos electos --dos por cada uno de los 55 concejales para cubrir el turno de mañana y de noche-- y el resto llevarán los coches de las diferentes áreas de Gobierno, los inspectores de urbanismo, las brigadas antirruido, etcétera.