Flores vendió entradas del Madrid Arena antes de firmar el contrato de alquiler

Miguel Ángel Flores, el promotor de la fiesta de Halloween del 1 de noviembre de 2012 en la que murieron cinco jóvenes, comenzó a vender entradas del evento en septiembre de 2012, un mes antes de firmar el contrato de alquiler del pabellón con Madrid Espacios y Congresos (Madridec).

Así lo ha explicado hoy la jefa de Sección de la División Comercial y de Operaciones de Madrid Espacios y Congresos, Paloma Aguado, quien ha prestado declaración como testigo durante más de dos horas, ante el titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Eduardo López-Palop, que investiga las circunstancias de la muerte de cinco jóvenes.

En su declaración, Aguado ha explicado que Madrid Espacios y Congresos no firmó hasta el 30 de octubre de 2012, un día antes de la fiesta, el contrato con la empresa impulsora del evento, Diviertt, de la que es dueño Miguel Ángel Flores, ha indicado a Efe el abogado Javier Jiménez, que representa a la familia de María Teresa Alonso, una de las víctimas de la tragedia.

"UN TRATO DE FAVOR"

"Había un claro trato de favor del Ayuntamiento hacia Flores", ha señalado Jiménez, quien ha destacado que el contrato entre Madridec y Flores se realizó sin que éste hubiera liquidado los pagos pendientes que tenía con el Ayuntamiento por otros eventos organizados en el mismo recinto municipal.

Durante su comparecencia, Aguado ha precisado que "afeó" a Diviertt esa conducta y que comunicó las incidencias a Madridec, que "no hizo nada" y subscribió de igual forma el contrato para que se celebrara la fiesta de Halloween.

La testigo también ha apuntado que el aforo máximo del evento se decidía entre Madridec y Flores, y que de hecho una empresa del grupo de FSM Group, al que pertenece Diviertt, era la que vendía las entradas para la fiesta a través de Internet.

Durante la declaración, se le han mostrado a la testigo imágenes de las cámaras de vídeo del recinto en las que se podía ver a varios hombres con chalecos amarillos de Kontrol 34, empresa que estaba identificada como servicio de orden, pero que, según sus dirigentes, no se encargaba de la seguridad interna del pabellón.

Aguado ha corroborado las imágenes en las que, según fuentes jurídicas, se observa a los trabajadores de Kontrol 34 dirigiendo a los jóvenes de un piso a otro del recinto.

Hoy también presta declaración ante el juez instructor como testigo, el jefe de Sección de Licencias de la Dirección General de Ejecución y Control de la Edificación del Ayuntamiento de Madrid, José María Esteban, a propuesta de la defensa de Flores.