Finalizan los paros en Metro con seguimiento casi unánime y sin incidencias

Finalizan los paros en Metro con seguimiento casi unánime y sin incidencias

Los trabajadores de Metro han secundado la última jornada de paros parciales convocados por el comité de empresa en un intento de "desbloquear" la negociación del convenio colectivo, para lo que apuntan directamente a la presidenta Cristina Cifuentes y a su socio de investidura, Ignacio Aguado.

La de este lunes ha sido la tercera jornada de huelga tras la del pasado sábado, coincidiendo con los conciertos de Bruce Springsteen y Manolo García en el Estadio Santiago Bernábeu y en el Barclaycard Center, respectivamente, y la de ayer, domingo, a la par que Barcelona y Sevilla se disputaban la Copa del Rey de fútbol en el Estadio Vicente Calderón.

Tras los paros vespertinos del fin de semana, el de hoy había sido convocado en hora punta matinal, desde el inicio del servicio a las 6.30 horas hasta las nueve de la mañana y con al menos un 69% de trenes en circulación.

Un portavoz de Metro ha fijado en un 51% el seguimiento de este paro, inferior al 79% del pasado sábado o al 90% del domingo, mientras que los sindicatos han subrayado un seguimiento "casi unánime" entre conductores, personal de estaciones y personal de oficio encargado del mantenimiento de trenes y de estaciones.

En lo que sí han coincidido las dos partes es en la ausencia de incidentes y en el cumplimiento de los servicios mínimos, aunque los representantes de los trabajadores los han considerado "abusivos" y causantes de "cercenar el derecho constitucional a la huelga que tienen los trabajadores".

Así lo han manifestado el secretario del comité de empresa, Teodoro Piñuela, y un portavoz del Colectivo de Maquinistas (SCMM), organización sindical que incluso se plantea denunciar los "abusivos" mínimos.

Los seis sindicatos integrantes de la comisión negociadora del futuro convenio colectivo (UGT, CCOO, Sindicato del Colectivo de Maquinistas de Metro -SCMM-, Sindicato de Técnicos -STMM-, Sindicato Libre -SLMM- y Solidaridad Obrera -SO-) se han reunido hoy para analizar el desarrollo de los paros y consensuar "la hoja de ruta" para el futuro, en el que no descartan nuevas jornadas de huelga si no se desbloquea la negociación del convenio colectivo.

Respecto a la valoración de las tres jornadas de paros, Piñuela ha asegurado que han sido "un éxito", con el "cien por cien de seguimiento en todos los sectores de la empresa" y ausencia de incidentes. En cuanto al futuro más inmediato ha advertido de que "la pelota está en el tejado de la dirección de Metro y de los políticos que la sostienen".

Se ha referido así a la presidenta regional, Cristina Cifuentes, "en cuya mano está desbloquear esta situación", y a su socio de investidura, Ignacio Aguado, a quien Piñuela ha sugerido "que salga de la sombra y se moje" en el conflicto de Metro.

El secretario del comité de empresa ha insistido en que, después de 27 reuniones, la negociación del futuro convenio colectivo está "estancada" y la única manera de desatascar esta situación es dar una solución "a los problemas del transporte que sufren trabajadores y usuarios para ofrecer un servicio de transporte público y de calidad".

En este sentido, ha explicado que el nuevo convenio debe girar sobre tres ejes: la puesta en marcha de la jubilación parcial, la consiguiente creación de empleo público y "la búsqueda de fórmulas para zanjar lo que adeudan a los trabajadores por varias medidas productivas". "Queremos negociar un convenio digno que mejore el servicio público que se ofrece a los usuarios", ha concluido el secretario del comité de empresa.