Falsa alarma por explosivos en una terraza de la Puerta de Alcalá

Morrocotudo el susto que ayer por la noche se llevaron los clientes y trabajadores del pub restaurante Ramsés, en la Puerta de Alcalá. Un hombre borracho estaba molestando a los clientes y cuando van a echarlo del local lo manipulan y notan que tiene un paquete pegado al cuerpo.

Las alarmas se dispararon y Emergencias activó un dispositivo cortando el tráfico en toda la zona. Se desplegaron perros detectores de explosivos, la calle se llenó de policías y los clientes fueron recluidos en el interior del local.

Finalmente se descubrió el misterio del paquete que llevaba pegado al cuerpo: Era una faja con mucho dinero en metálico.

Al parecer este hombre sospechoso estaba borracho. Rapidamente llamaron al Samur que comprueba el asunto y se activa a la Policía Nacional que monta un gran dispositivo cortando calles y tráfico. Mientras los clientes permanecen retenidos en el interior por seguridad. Tas más de una hora retenidos, los clientes pudieron salir del local, se abrió el tráfico y se recuperó la calma.