La Escalera Principal del Monasterio de las Descalzas Reales recupera todo su esplendor

La Escalera Principal del Monasterio de las Descalzas Reales, en Madrid, ha recuperado todo su esplendor gracias la restauración de sus pinturas murales ejecutada por Patrimonio Nacional y BBVA y que ha supuesto un coste de 200.000 euros.

Dos años de trabajos consecutivos ha llevado esta actuación, según ha explicado este viernes José Antonio Bordallo, gerente de Patrimonio Nacional. La Escalera Principal de la original casa-palacio es la pieza fundamental de este Monasterio. De estilo renacentista toledano, su decoración pictórica está realizada con pinturas murales, las más antiguas del siglo XVI, y el resto son de autores de la escuela madrileña del XVII como Antonio de Pereda, entre otros.

Ana García Sanz, conservadora del Monasterio de las Descalzas Reales; Miguel Morán, catedrático de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid y Angel Balao, jefe del Departamento de Restauración, han ofrecido los detalles del proceso de restauración que permiten recuperar la belleza artística de uno de los espacios singulares del barroco madrileño.

EL OBUS DE LA GUERRA

Según Morán, los principales daños observados en las pinturas son los derivados del obús que impactó, pero que afortunadamente no estalló, durante la Guerra Civil en la esquina sureste de la escalera. El impacto afectó además con metralla al conjunto. Este profesor ha señalado el "enigma" que existe en torno a los responsables de las pinturas originales que podrían ser "colaboradores muy cercanos" de Mitelli y Colonna, ha avanzado.

Por su parte, Ana García ha destacado que esta Escalera Principal puede ser considerada "un museo de pintura mural en sí misma por la variedad de artistas y épocas" que presenta.

La conservadora del Monasterio de las Descalzas Reales ha recordado que en esta institución todas las religiosas pertenecían a la familia real por lo que se convirtió "en un centro importante de poder que hizo surgir el mecenazgo artístico" gracias al cual se llevó a cabo la decoración de esta escalera, "que no estaba en estado ruinoso pero que tenía sus pinturas muy ocultas", ha precisado Angel Balao.

DETALLES DE LAS PINTUAS

El Monasterio de las Descalzas Reales fue fundado en 1557 por doña Juana de Austria, hija del emperador Carlos V y hermana de Felipe II. Desde entonces lo habitan las religiosas de la Orden de las Clarisas Franciscanas que llegaron en 1559 procedentes del Monasterio de Gandía.

En el primer rellano de la Escalera Principal aparece San Juan Bautista y el cordero en un paisaje. En el plano superior hay un Calvario y la representación de Cristo yacente realizada sobre lienzo.

A la derecha y en el segundo tramo de la escalera figura el llamado Balcón Real, donde se puede ver al rey Felipe IV, el príncipe Felipe Próspero, la infanta María y la reina doña Mariana de Austria.

En la decoración de 1648 se encuentran los siete arcángeles que representan las virtudes y los dones de Dios Padre. Finalmente, en la bóveda de la escalera se representan motivos arquitectónicos, balaustradas, columnas salomónicas, las cuatro virtudes teologales y varias representaciones de santos. En el techo, el fresco denominado 'El rompimiento de la Gloria', atribuido a Claudio Coello.