Edificios de nueva construcción sostenibles y control a los tubos de escape contra la polución en Madrid

Tráfico Madrid
Tráfico Madrid |Telemadrid

El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado este lunes un nuevo paquete de medidas para mejorar la calidad del aire como la obligatoriedad de que los edificios de nueva construcción sean sostenibles, el control a los tubos de escape o que los macroeventos sean sostenibles.

Estas iniciativas, que este lunes desgranan El Mundo, ABC y La Razón y que han confirmado a Efe fuentes de Medio Ambiente y Movilidad, buscan reducir la polución de la capital actuando más allá de las restricciones al tráfico.

El Consistorio las da a conocer antes de que el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, detalle este jueves su plan Madrid 360 ante las instituciones europeas en Bruselas.

Viviendas en Madrid |Archivo

EDIFICIO VERDES DESDE OTOÑO

El Consistorio madrileño quiere que los edificios de nueva construcción, sean viviendas, oficinas o todo tipo de inmuebles, cuenten a partir de otoño con puntos de recarga eléctricos y con espacios reservados para el autoconsumo.

Así, los edificios deberán tener un consumo de energía "casi nulo" mediante energías renovables generadas 'in situ' y exigiendo una calificación energética mínima de B, A en el caso de los municipales.

Los inmuebles deberán tener espacio para instalar placas solares o, si no es posible, contar con fórmulas de generación distribuida o autoconsumo.

Los aparcamientos nuevos y los que se reformen tendrán que incluir puntos de recarga eléctrico.

Además, no se podrá usar biomasa para generar agua caliente porque su combustión produce emisiones contaminantes y se optará por sistemas de climatización mediante bombas de calor hibridadas con fotovoltaica.

También se incrementarán las exigencias de generación de energía eléctrica renovable para las edificaciones con uso distinto al residencial "en determinados supuestos".

Contaminación

VIGILANCIA A LOS TUBOS DE ESCAPE SOSPECHOSOS

Otra de las medidas anunciadas este lunes es el control de los tubos de escape. Cuando la Policía Municipal o los agentes de movilidad vean vehículos "que expulsen emisiones excesivas en carretera" podrán detenerlos y hacer que pasen el control de humos en la ITV. Si incumplen "podrán ser sancionados e incluso se podrá inmovilizar o retirar el vehículo".

El área que dirige Borja Carabante explica que, dado que "el tráfico rodado constituye la principal fuente emisora de contaminación" es necesario "reforzar el control".

El Consistorio inmovilizará a los vehículos que emitan humos de "especial intensidad" cuando esté activo el protocolo antipolución o se dificulte la visibilidad a otros conductores, o si los conductores se niegan a pasar los controles.

Imagen de Mad Cool

SOSTENIBILIDAD EN EVENTOS DE MÁS DE 5.000 PERSONAS

Madrid busca que los eventos que se celebren al aire libre con más de 5.000 asistentes, como el Orgullo o el Mad Cool, sean sostenibles.

Los promotores deberán analizar en una memoria su impacto medioambiental y adoptar medidas preventivas, correctoras y compensatorias por los efectos en el ruido, emisión de gases y partículas contaminantes, olores, vertidos, gestión de residuos y limpieza, contaminación lumínica, zonas verdes, biodiversidad y ocupación de suelo y consumo de recursos naturales.

El objetivo es fomentar la corresponsabilidad de los participantes en el evento y cumplir con las normativas ambientales y se exigirá por ejemplo elaborar la "huella de carbono y la compensación de las emisiones de efecto invernadero". Si no cumplen serán sancionados.

Caldera de carbón

ORDENANZA DE CALIDAD DEL AIRE Y LA SOSTENIBILIDAD

Estos cambios y otros, como el veto a las calderas de carbón en 2022, formarán parte de la nueva Ordenanza de Calidad del Aire y Sostenibilidad que modificará la Ordenanza de General de Protección del Medio Ambiente Urbano, un texto de 1985 "desactualizado".

El Gobierno de José Luis Martínez-Almeida prevé que esta normativa, que requiere del visto bueno del pleno, entre en vigor tras el verano. El pasado viernes reunió ya a diversas asociaciones y agentes implicados para que hagan sus aportaciones.

El nuevo texto pretende preservar y mejorar la calidad del aire de la ciudad; proteger la salud y el medio ambiente frente a sustancias contaminantes y molestas y promover la eficiencia energética y el uso de energías renovables.