Detenidos 13 personas por robar estancos mediante butrón y revender el tabaco

Detenidos 13 personas por robar estancos mediante butrón y revender el tabaco

La Policía Nacional ha detenido a 13 personas en Madrid, cinco de ellas integrantes de un grupo de expertos butroneros especializado en asaltar estancos y ocho miembros de una misma familia que vendían después el tabaco sustraído. Según ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid, los detenidos son cinco personas de nacionalidad rumana que cometían los robos y ocho de origen chino que revendían el tabaco "al por mayor" para tiendas de alimentación regentadas por compatriotas que, además, carecen de licencia para la venta de estos productos.

La operación ha permitido esclarecer seis robos en estancos y uno en una tienda de telefonía móvil y recuperar 1.000 cajetillas de tabaco de diferentes marcas, 70 tarjetas prepago de telefonía y 20 teléfonos móviles, entre otros efectos. En los seis robos que se les imputan se habrían apoderado de tabaco valorado en más de 240.000 euros y de teléfonos móviles por cerca de 9.500 euros.

También se han decomisado, durante las detenciones y en los nueve registros efectuados en la capital y en Getafe, Fuenlabrada y Parla, una escopeta y una pistola, 39.000 euros en efectivo y ocho vehículos, y se ha solicitado el bloqueo de cuentas bancarias y la prohibición de venta de los inmuebles propiedad de los detenidos. La banda de butroneros realizaba un minucioso estudio de sus objetivos en los días previos al robo y posteriormente accedían a los locales a través de los cuartos de contadores, de máquinas o, incluso, del foso del ascensor de los locales anexos.

Entre el material intervenido hay un puntal hidráulico con una capacidad de presión de 10 toneladas, inhibidores de frecuencia para inutilizar alarmas o señales de telefonía e intercomunicadores para permanecer conectados durante los robos, además de otras herramientas.

INVESTIGADOS DESDE ABRIL

La investigación se inició el pasado mes de abril, tras la detención "in fraganti" de tres personas cuando acababan de perpetrar un robo con fuerza por el método del butrón en una tienda de telefonía móvil de Móstoles. Entre los efectos intervenidos a los arrestados se encontraba una lista manuscrita con diferentes direcciones de estancos, joyerías y tiendas de telefonía móvil, algunas tachadas porque ya habían sido asaltadas.

Los investigadores averiguaron después que junto a otros dos compatriotas formaban un experto grupo criminal de butroneros, con una gran capacidad técnica para ejecutar los golpes, acreditada por el sofisticado material intervenido que empleaban.

LOS GOLPES ERAN PLANIFICADOS DE FORMA MINUCIOSA

Los días previos al robo estudiaban minuciosamente los establecimientos, el entorno y los locales anexos para determinar el acceso más propicio para sus objetivos, e incluso cambiaban las cerraduras de los cuartos de contadores o de máquinas por los que iban a realizar el butrón para garantizarse el acceso. En un estanco de Alcalá de Henares realizaron el agujero en el foso del ascensor, desde donde accedieron al cuarto de baño del establecimiento que robaron.

El grupo desarticulado actuaba todos los fines semana en diferentes comercios de Madrid y en poco más de un mes cometieron seis asaltos. Uno de los butroneros era el "enlace" con una familia de nacionalidad china a la que vendían el tabaco sustraído.

Esta familia amparaba sus actividades en una empresa ficticia de importación y exportación de tabacos y se anunciaba en portales de Internet con frases como "compro tabaco nacional en grandes cantidades".Los investigadores han intervenido en los registros facturas y albaranes emitidos por una supuesta sociedad mercantil que acreditan la venta de grandes cantidades de tabaco.

Los investigadores les atribuyen además un delito de blanqueo de capitales, ya que contaban con bienes y propiedades que no podrían haber adquirido únicamente con los recursos económicos declarados. La investigación ha sido realizada por agentes del Grupo XXIV de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid, con la colaboración del Grupo XXIII, la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras, y las Comisarías de Fuenlabrada, Leganés, Getafe y Móstoles, adscritos a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.