Detenidos 7 "butroneros" que asaltaban comercios y empresas de la región

La Guardia Civil, en el marco de la denominada 'Operación Cóndor-Madrid', ha desmantelado un grupo criminal organizado al que se le imputan los delitos de tenencia ilícita de armas, integración en grupo criminal y la autoría de doce robos con fuerza en el interior de establecimientos mediante el procedimiento del butrón, todos ellos ubicados en la Comunidad, ha informado la Comandancia de la Benemérita en Madrid. Los agentes han detenido a siete personas, que cuentan con numerosos antecedentes policiales y penales.

La investigación de la Guardia Civil se inició el pasado mes de enero, tras la comisión de un alunizaje con un coche robado en un taller de la localidad madrileña de Pinto, del que lograron llevarse un vehículo de alta gama que estaba estacionado en el interior del mismo.

Tras las primeras investigaciones los agentes lograron identificar a los integrantes del citado grupo, el cual estaba perfectamente organizado y jerarquizado, teniendo cada integrante su papel claramente identificado antes de perpetrar los robos.

'MODUS OPERANDI'

Antes de cometer sus hechos delictivos, tomaban grandes medidas de seguridad, realizando un exhaustivo estudio de la zona donde se encontraba ubicado el establecimiento seleccionado, el cual repetían en varias ocasiones durante diferentes horas y días, con el fin de controlar la pauta de habitualidad de la zona y así detectar la rutina y la presencia de seguridad privada o policial.

El día elegido para cometer el robo se desplazaban hasta el lugar en diferentes coches y utilizaban medios de inhibición de frecuencia para anular los sistemas de vigilancia del local.

Una vez que habían bloqueado los sistemas de seguridad, mediante el forzado de puertas de acceso o butrones, accedían al interior de los locales y forzaban las cajas fuertes utilizando radiales y sopletes con oxígeno y acetileno. Mientras tanto, otros miembros del grupo realizaban funciones de vigilancia en las inmediaciones del lugar.

Los ahora detenidos realizaron numerosos viajes a Sevilla y Barcelona, y mantuvieron contactos con otros grupos delincuenciales de esas provincias, especialmente en la zona de 'las 3.000 viviendas' de Sevilla.

El pasado día 23 de mayo se practicaron un total de siete registros domiciliarios simultáneos en Madrid, Leganés y Fuenlabrada, deteniéndose a siete personas e interviniendo gran cantidad de efectos que les implican directamente en los robos con fuerza que cometieron.

Los agentes hallaron en los domicilios numerosos objetos cuya procedencia no pudieron justificar (efectos de cosmética, relojes, zapatillas, prendas de vestir), diversas herramientas que utilizaban en sus robos entre las que destacan dos radiales, un hacha, un pico y una maleta con bombonas combinadas de oxígeno y acetileno enganchadas a un soplete, que utilizaban para la apertura de las cajas fuertes.

Asimismo se ha intervenido un rotativo policial, una cartera con placa insignia de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, defensas eléctricas, varios vehículos, una escopeta superpuesta con munición, un subfusil simulado con cañón silenciador, munición, 3.000 euros en metálico, varios dispositivos inhibidores de frecuencia de última generación que utilizaban para anular los distintos sistemas de seguridad de los establecimientos y de las prendas de vestir que utilizaron en varios de los robos que perpetraron.

La investigación ha permitido esclarecer, hasta el momento, un total de 12 delitos de robo con fuerza, pudiendo haber nuevas imputaciones en otros hechos delictivos relacionados con la procedencia de los efectos intervenidos.

Los detenidos son P.B.G., A.C.F., J.L.B.V., O.B.V., M.B.G., G.M.P. y E.A.G., todos ellos españoles salvo el último que es finlandés, con edades comprendidas entre los 20 y los 33 años de edad y con numerosos antecedentes policiales y penales por hechos relacionados contra el patrimonio.

La investigación continúa abierta, no descartándose más detenciones.