Detenidos dos atracadores armados tras asaltar una farmacia en Carabanchel

Detenidos dos atracadores armados tras asaltar una farmacia en Carabanchel

La Policía Nacional ha detenido a dos hombres de 25 y 34 años de edad como presuntos responsables de un delito de robo con violencia instantes de atracar una farmacia en el distrito de Carabanchel y llevarse más de 1.000 euros de botín.

Según informa la Jefatura Superior de Policía, los arrestados accedieron a una farmacia y amenazaron con lo que aparentaba ser un arma de fuego a los empleados exigiéndoles el dinero de las cajas registradoras. Al grito de "esto es un atraco", y cubiertos con bufandas y pasamontañas, los detenidos sustrajeron del lugar más de 1.000 euros huyendo a la carrera del lugar y siendo detenidos instantes después por los agentes.

Su actitud fue "muy violenta" tras entrar con la cara cubierta y empuñando un pistola de aire comprimido. Los arrestados obligaron a los empleados a abrir las cajas registradoras y después a retirarse a la trastienda.

Además, según la Jefatura, se mostraron "furiosos" por la escasa cuantía de la recaudación y llegaron a hacer hasta dos detonaciones, una de ellas impactando contra la pantalla de uno de los ordenadores. Poco tiempo después abandonaron el lugar, momento que aprovecharon los empleados de la farmacia para dar la voz de alarma a las fuerzas policiales sobre el atraco.

LA COLABORACION CIUDADANA FUE CLAVE EN LA RAPIDA DETENCION

Al llegar al lugar de los hechos, y tras entrevistarse con los trabajadores, los agentes iniciaron una batida por la zona para intentar localizar a los asaltantes, resultando clave la colaboración ciudadana para ello. Así, una mujer alertó a los policías de que dos varones con la cara cubierta y en una actitud sospechosa habían entrado a la carrera en una vivienda de las inmediaciones.

Con grandes medidas de autoprotección, los agentes se introdujeron en el interior del inmueble deshabitado donde encontraron a los dos asaltantes repartiéndose las ganancias del botín.

A pesar de que uno de ellos intentó huir al verse sorprendido, uno de los policías logró darle alcance antes de que lograse su propósito. Además de los 1.000 euros sustraídos, los agentes les intervinieron una pistola de aire comprimido, una caja con cuatro bombonas de aire comprimido y numerosos balines.

La investigación ha sido llevada a cabo por agentes adscritos a la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana y de la comisaría de distrito de Carabanchel, todos ellos pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.