Detenido un monitor por presuntos abusos sexuales en un campamento de Valladolid

Las víctimas del supuesto caso de abusos sexuales cometidos por un monitor de campamento de verano en la localidad de Hornillos de Eresma (Valladolid) serían más de veinte menores, de entre 8 y 12 años, todos ellos procedentes de la Comunidad de Madrid, según las investigaciones realizadas por la Guardia Civil y el Juzgado que lleva las investigaciones. según las investigaciones realizadas por la Guardia Civil y el Juzgado que lleva las investigaciones. Uno de los monitores ha sido enviado a prisión acusado de abusar sexualmente de una veintena de niños

Según han informado a Efe fuentes judiciales, los menores que habrían sido víctimas de abusos sexuales -en su mayoría tocamientos- ascenderían a mas de veinte, a pesar de que inicialmente los indicios eran alrededor de diez menores.

Las denuncias se presentaron en dos juzgados de Medina del Campo (Valladolid), en concreto en el de instrucción 1 y 2, aunque finalmente todas se han agrupado en el primero de ellos.

Su titular envió ayer a prisión al monitor como supuesto autor de un delito de abusos sexuales cometidos sobre menores con edades comprendidas entre los ocho y los diez años que asistían a un campamento, que sigue desarrollando su actividad con normalidad y con 72 niños.

La instrucción, según las mismas fuentes, está siendo lenta, ya que los menores que habrían padecido los abusos residen en su mayor parte en Madrid, y hoy se sigue tomando declaraciones a varios testigos.

PRISIÓN COMUNICADA Y SIN FIANZA PAAR EL MONITOR

El Juzgado de Instrucción número 1 de Medina del Campo (Valladolid) decretó el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza, para este monitor, de unos 30 años y vecino de Medina, debido a que existe riesgo de fuga, ante la gravedad de los hechos denunciados y a las evidencias de culpabilidad.

El detenido se negó a declarar, según las mismas fuentes, que además apuntan que la juez está tomando declaración a compañeros de trabajo de este campamento en calidad de testigos, así como a familiares de los niños que supuestamente han sufrido los abusos sexuales por parte de este monitor.

Los niños proceden de Madrid y se encontraban en un campamento de verano, denominado El Trasto y organizado por la empresa privada Campa, ocio y tiempo libre.

Según informa esta empresa en su página web, Campa, ocio y tiempo libre son expertos en la gestión de este tipo de actividades con más de quince años de trayectoria y con centros abiertos en distintas localidades de Madrid y Valladolid.