Detenido por estafar a 19 personas alquilando pisos turísticos en Madrid

Piso turístico en Madrid
Piso turístico en Madrid

La Policía Nacional ha detenido a un hombre que llegó a estafar a 19 personas alquilando de forma fraudulenta pisos turísticos en el centro de Madrid y evitaba ser reconocido disfrazándose con pelucas y con documentación falsa.

El arrestado tiene alrededor de 40 años y al parecer es lituano aunque aún no ha podido ser identificado por los investigadores debido a las múltiples identidades que ha usado.

Fue denunciado por 16 personas y por el momento se tiene conocimiento de 19 víctimas de las cuales obtuvo 12.000 euros en menos de dos meses aunque no se descarta que haya más estafados.

Según informa la Jefatura Superior de Policía de Madrid la investigación comenzó a mediados de agosto cuando los agentes tuvieron conocimiento de que este hombre utilizaba tres inmuebles turísticos localizados en el centro de la capital para alquilarlos de manera fraudulenta.

Este individuo alquilaba los pisos en el distrito Centro de Madrid por el tiempo mínimo exigido y copiaba las llaves del mismo para disponer de ellos libremente.

Posteriormente, insertaba anuncios para el alquiler de los inmuebles en conocidas páginas de internet con la finalidad de captar el mayor número de víctimas.

Enseñaba el inmueble a los interesados y les entregaba las llaves en persona lo que no hacía dudar a estas personas de la legalidad de la operación contractual para la que aportaba documentación falsa.El dinero que recibía de las transferencia que realizaban los inquilinos a modo de reserva del piso lo enviaba a una cuenta de origen extranjero que tenía asociada una tarjeta monedero.

A finales de septiembre unos inquilinos informaron a una conocida web de alquiler de pisos de que habían visto el mismo anuncio en otra web por un precio bastante inferior.

La empresa arrendataria avisó a los agentes que se trasladaron al inmueble ya que en ese preciso momento se iba a formalizar el contrato.

El pasado 25 de septiembre mientras esperaba a su siguiente víctima fue detenido utilizando una nueva identidad y llevando una peluca para no ser reconocido. Además se le intervino tres teléfonos móviles y casi 1.000 euros en efectivo aparte de numerosas llaves de viviendas.