Desmantelado en Arganda un grupo dedicado al robo de móviles y se detiene a once personas

gcivil470_hoy_carrusel
gcivil470_hoy_carrusel |Archivo

La Guardia Civil de Arganda del Rey ha desmantelado un grupo dedicado al robo, principalmente de teléfonos móviles, y ha procedido a la detención de once personas así como a la imputación de otras dos dentro de la operación Converter. El grupo organizado se dedicaba al robo con violencia y a la posterior venta de los efectos robados en tiendas de segunda mano de las localidades madrileñas de Arganda del Rey y San Sebastián de los Reyes. La investigación se inició el pasado mes de abril, cuando se interpuso una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Arganda del Rey por parte de un ciudadano que dijo ser víctima de un robo con violencia en la calle. Le habían sustraído un teléfono.

Tras las oportunas gestiones, los investigadores centraron su atención en un vecino del distrito de Carabanchel que regentaba un local de compraventa de material de segunda mano A partir de esta persona se detectó un complejo entramado del que formaba parte, compuesto por personas que realizaban robos con violencia y receptadores dedicados a dar salida en el mercado a los productos sustraídos, teléfonos móviles en la mayoría de los casos.

En la primera fase se logró la detención de cinco personas y el registro de un locutorio ubicado en Arganda del Rey, en el que se intervinieron gran cantidad de teléfonos móviles que, tras ser analizados, llevaron a la detención de otras dos personas y la imputación de una más por su presunta implicación en un robo con violencia e intimidación. En la segunda fase se logró esclarecer un robo con fuerza perpetrado en un establecimiento dedicado a la telefonía móvil, ubicado en Fraga (Huesca), deteniendo al receptador de los mismos y a la imputación de otro más. Se trata de un conocido delincuente habitual de la zona y que se encontraba en esos momentos en prisión por otra causa distinta.

La operación se cerró con la identificación y posterior detención de otras dos personas por su presunta implicación en un robo con violencia e intimidación cometido sobre un menor de edad para el que emplearon un arma blanca y al que le arrebataron un teléfono de alta gama. También se consiguió imputar a una mujer como receptadora del

último terminal de telefonía y al registro del establecimiento de compraventa que la misma regentaba en la localidad de San Sebastián de los Reyes. Se logró recuperar el teléfono que había sido sustraído previamente al menor de edad.

Los once encartados son de origen español, rumano, magrebí, polaco, pakistaní y peruano y tienen edades comprendidas entre los 21 y 37 años de edad. Cuentan con antecedentes relacionados con el patrimonio.