Desmantelada una organización dedicada al tráfico ilegal de reptiles

Operación Jungla
La Guardia Civil ha llevado a cabo la "Operación Jungla" |Telemadrid

La Guardia Civil, bajo la coordinación de la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo, ha llevado a cabo la "Operación Jungla" gracias a la que ha sido posible desmantelar una red dedicada al tráfico ilegal de especies protegidas de reptiles procedentes de países de América, Asia, África y Oceanía, para posteriormente introducirlas en Europa para su cría o comercio.

Los agentes del SEPRONA han detenido a 9 personas y han investigado a otras 8 por delitos contra la fauna, contrabando, pertenencia a organización criminal, falsedad documental y maltrato animal. Asimismo, han practicado 7 registros judiciales y 2 inspecciones en domicilios y almacenes en las provincias de Madrid y Castellón.

La investigación comenzó gracias a la información proporcionada por las Autoridades Holandesas sobre la detención en el Aeropuerto de Schiphol (Holanda) de 3 personas de nacionalidad española por contrabando, al portar, ocultos en maletas, más de 200 especímenes de reptiles valorados en más de 150.000 euros. El origen de los animales era México y el destino el aeropuerto de Madrid-Barajas.

El comercio ilegal se iniciaba en diferentes países, donde especies concretas de animales eran adquiridos por su rareza, singularidad o, incluso, peligrosidad, características que los hacen atractivos para un sector muy exclusivo de coleccionistas. La mayoría de estos animales se encuentran amenazados y sometidos a diferentes grados de protección.

VIAJE DE LOS ANIMALES

Los investigados adquirían animales en países como México, Australia, Nueva Zelanda, Islas Fiji, Omán o Sudáfrica, los cuales eran introducidos de manera ilegal en Europa para su posterior comercio. La red investigaba contaba con una serie de colaboradores, en diferentes países del mundo, que comerciaban con especies protegidas, llevando a cabo diferentes acciones como la captura y adquisición de los animales, el apoyo económico para sufragar esta actividad, la importación ilegal mediante el empleo de “mulas”, el aporte de documentaciones irregulares o el comercio de los animales.

De este modo, la red criminal habría preparado un transporte ilegal de animales desde el Desierto de Sonora en México, donde existe una variedad singular de tortuga, la Terrapene nelsoni, las cuales, tras ser introducidas ocultas en equipajes, habrían sido vendidas a distintos clientes de Europa. Durante las investigaciones dichos animales fueron intervenidos antes de que llegaran a su destino.

ANIMALES SINGULARES

Además de estas tortugas, se han intervenido animales exclusivos como los varanos originarios de Australia y Nueva Zelanda, distintas variedades de Iguanas Fiji, únicas y declaradas en peligro de extinción en las Islas Fiji, camaleones exclusivos de Sudáfrica, o como los lagartos africanos del género Uromastyx, animales todos ellos, que se habrían importado ilegalmente a la Unión Europea, llegando a estar valorados algunos de ellos en el mercado ilícito en 50.000 euros.

Se han intervenido más de 600 especímenes de animales dispuestos para su comercio. Una buena parte de ellos eran animales muertos congelados, práctica habitual para sustituirlos, en su momento, por animales vivos procedentes del comercio ilícito con intención de utilizar la misma documentación.

El tráfico de animales está considerado como una de las principales actividades delictivas de ámbito transnacional que mayores beneficios económicos reporta, teniendo así mismo un impacto enorme en la pérdida de biodiversidad en algunos territorios del mundo.

En este sentido, el pasado día 16 de febrero el Consejo de Ministros aprobó el Plan de Acción Nacional contra el Tráfico Ilegal y el Furtivismo Internacional de Especies Silvestres que servirá para reforzar las actuaciones de inspección y control del tránsito de especies silvestres y en cuya elaboración han intervenido diferentes Ministerios, así como el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil y la Sección de Medio Ambiente de la Fiscalía General del Estado.