Desarticulado un grupo criminal que extorsionaba y agredía a prostitutas en Vicálvaro

Agentes de la Policía Nacional han procedido a la desarticulación de un grupo criminal dedicado a extorsionar a prostitutas en un polígono de Vicálvaro, en el distrito policial de San Blas-Vicálvaro, ha informado este miércoles en rueda de prensa la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, y al jefe de la Brigada Provincial de Extranjería, Angel Olmedo.

La Policía ha detenido a siete personas, todos de nacionalidad rumana, que pretendían controlar el ejercicio de la prostitución en el lugar. Para ello cobraban una cantidad semanal a las mujeres que allí se situaban, agrediendo físicamente e intimidando a aquellas que se negaban a aceptar sus exigencias. Hasta el momento son cinco las víctimas que han interpuesto denuncia por estos hechos.

Cinco de los detenidos son mujeres, con edades comprendidas entre los 20 y los 35 años de edad, que ofrecían servicios sexuales en el mismo lugar. Estas mujeres eran las encargadas de obligar a pagar un tributo a las que pretendieran realizar la misma actividad en la zona.

Los otros dos arrestados, Liviu Nicolae G., de 28 años de edad y cabecilla del grupo, y Constantin A., de 42, eran los encargados de agredir físicamente y amedrentar a aquellas víctimas que no cedían a las presiones iniciales de las cinco mujeres.

Ambos arrestados, que ya están en prisión a la espera de juicio, tienen un amplio historial delictivo por hechos relacionados con la prostitución y agresiones, así como por delitos contra la libertad y la libertad sexual.

De hecho, han sido detenidos en 22 ocasiones por la Guardia Civil y, más recientemente, por la Policía en Coslada por atraco, y en otros municipios por atentado a agente a la autoridad y agresión sexual y el último el año pasado por agresión sexual a una prostituta. Liviu tenía un bate de béisbol en el coche, que utilizaba para agredir a las meretrices.

OBLIGADAS A PAGAR 100 EUROS A LA SEMANA

Las investigaciones se iniciaron a raíz de la denuncia interpuesta por una de las víctimas en la comisaría de San Blas y de las quejas de vecinos de la zona, que estaban viendo cómo el polígono industrial de Vicálvaro se estaba transformando en un incipiente polígono Marconi.

En dicha denuncia, la víctima manifestaba que tras decidir por iniciativa propia ejercer la prostitución en el citado polígono, al segundo día se le acercaron las detenidas y comenzaron a increparla diciéndole que era "su calle" y que no podía estar allí porque la misma estaba controlada por ellas.

Ante la negativa de ésta a abandonar el lugar, una de ellas realizó una llamada y al poco tiempo llegaron dos vehículos del que descendieron ocho varones que portaban bates de béisbol y cadenas.

Estos hombres, entre los que se encuentran los dos detenidos, comenzaron a agredir a la víctima, así como a otra persona que se hallaba en su compañía, y a destrozar el vehículo de los mismos. La pareja agredida, ahora testigos protegidos, tuvieron que ingresar en el hospital a consecuencia de las heridas.

Como alternativa a abandonar el lugar, los detenidos ofrecían a las víctimas la posibilidad de darles 100 euros semanales por poder ejercer la prostitución en el citado polígono, un precio que la Policía no considera elevados.

La investigación llevada a cabo por los agentes del Grupo VI de Extranjería, dedicado al proxenetismo rumano, permitió identificar a los agresores y revelar que los mismos habían participado en hechos anteriores, entre ellos, una agresión a otra mujer por haberse negado igualmente a pagar un canon y a abandonar el citado polígono, así como a una transexual que ofrecía servicios sexuales en la misma zona.

Fueron detenidos los días 10 y 11 de febrero en un piso de Coslada. Se les imputa un delito de pertenencia a grupo criminal y de extorsión, y a los hombres además un delito de lesiones y de daños por los hechos ya narrados.

Además, a Liviu Nicolae G., de 28 años, considerado el líder de la organización, se le imputa un delito de resistencia y desobediencia al tratar de impedir por la fuerza que los agentes procediesen a su detención.

POSIBLE CONEXION CON LA BANDA DE 'CABEZA DE CERDO'

La operación, que continúa abierta y en la que no se descarta la detención de más personas, ha sido llevada a cabo por agentes de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras, pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Los policías estudian si el grupo tiene relación con el famoso clan de la prostitución de Marconi dirigido hace unos años por Ioan Clamparu, alias Cabeza de Cerdo, y por su lugarteniente Dorel Inocentiu, ya que el 'modus operandi' es similar.

Ambos utilizaban métodos muy violentos para conseguir sus fines y ambos utilizaban a mujeres meretrices de su propio grupo que obligaban a las demás a marcharse del lugar o pagar un precio por la 'esquina'. Además, las novias de ambos cabecillas tenían un papel destacado en este trabajo.

De hecho, una de los detenidas por la reciente operación es Georgina Laura M. pareja de Liviu, que tenía la misma función de cobrar a las chicas que antes detentaba en Marconi Alina E, la novia de Dorel.

DETENIDA UNA MUJER POR PROSTITUIR A SU HIJA

La Policía Nacional ha detenido a una mujer rumana por prostituir a su hija, de 18 años, en varios domicilios de la capital, ha adelantado este miércoles la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes.

La investigación se inició como consecuencia de la denuncia interpuesta por la propia arrestada en la comisaría de Alcobendas, en la que apuntaba que su hija había abandonado el domicilio familiar y posiblemente estaba siendo obligada a ejercer la prostitución.

Los agentes localizaron a la joven, quien declaró que estaba siendo forjada a ejercer de meretriz por su propia, bajo amenazas e incluso agresiones físicas, en varios domicilios de Madrid y a entregarle todo el dinero, retirándole también su carta de identidad.

Por todo ello, la Policía detuvo a Stefanía Roxana B. , por un presunto delito relativo a la prostitución hacia su propia Bianca Ioana M., ambas de nacionalidad rumana, han detallado fuentes de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.