Desarticulada una violenta banda que robó dos joyerías en Madrid

Desarticulada una violenta banda que robó dos joyerías en Madrid

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una violenta organización criminal que perpetró dos atracos en joyerías, llevándose unos 40.000 euros en varias piezas de joyería, ha informado la Jefatura Superior de la Policía de Madrid en una nota de prensa.

De los cinco presuntos responsables, tres han sido arrestados en la capital y otro localizado y detenido en Tarrasa (Barcelona). El quinto, con una identidad falsa, fue localizado en el aeropuerto de Toronto.

Actuaban con gran violencia

Tras una extensa investigación desarrollada durante un año por la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid, los agentes consiguieron acreditar que los dos atracos en joyerías madrileñas, ejecutados por autores diferentes y aparentemente por grupos distintos, estaban estrechamente relacionados entre sí.

El propietario de una de ellas opuso resistencia a los atracadores, los cuales actuaron con gran violencia ocasionándole múltiples lesiones de las que tuvo que ser asistido por personal sanitario. En el otro robo consiguieron sustraer un gran número de joyas con un valor estimado de unos 40.000 euros, llegando a maniatar con bridas a los empleados del establecimiento.

Las averiguaciones, de gran complejidad, permitieron identificar a los responsables y al conjunto de la organización, su organigrama y el reparto de funciones. El grupo desarticulado, que operaba en España, pertenecía a una red itinerante europea que se encargaba de las labores de apoyo y dotación de medios al resto de integrantes.

Detenido en Canadá

Uno de los arrestados fue identificado a primeros de este mes. Apenas diez días después gracias al trabajo de la sección de localización de fugitivos fue detenido y extraditado a España desde Toronto ya que pretendía huir con una identidad griega falsa.

Sobre este individuo pesaba una orden de extradición por quebrantamiento de condena, por un homicidio ocurrido en octubre de 2009 en Madrid por el que había sido condenado a catorce años de prisión encontrándose en paradero desconocido desde el año 2012.

Los cinco arrestados como presuntos autores de los delitos de robo con violencia, detención ilegal y lesiones pasaron a disposición judicial, donde se decretó el ingreso en prisión de cuatro de ellos. En los dos registros realizados se intervinieron cuatro armas de fuego simuladas, 63 piezas de joyería, 15 teléfonos móviles, varias tarjetas SIM y equipos de comunicación.