Desarticulada una banda que vendía objetos procedentes de robos con fuerza en camiones y empresas

Desarticulada una banda que vendía objetos  procedentes de robos con fuerza en camiones y empresas
Desarticulada una banda que vendía objetos procedentes de robos con fuerza en camiones y empresas

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado en Madrid una organización dedicada a la receptación y venta de efectos procedentes de robos con fuerza en camiones y empresas, ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Dentro del dispositivo, los agentes han detenido a siete personas y se han realizado ocho registros domiciliarios en la provincia de Madrid así como nueve inspecciones en establecimiento abiertos al público. Se han localizado efectos procedentes de seis robos en los que se sustrajo productos valorados aproximadamente en 1.000.000 de euros.

En esta segunda fase de la operación Bellota se ha detenido a siete personas y se han realizado ocho registros domiciliarios en la localidad de El Alamo (Madrid) y nueve inspecciones de establecimientos abiertos al público en Navalcarnero (Madrid), El Alamo (Madrid), Arroyomolinos (Madrid), Móstoles (Madrid), Humanes (Madrid) y Casarrubios del Monte (Toledo).

En los registros se intervinieron 24.000 euros en efectivo, una pistola y una bolsa de cartuchos de 9 mm, dos escopetas, una gran cantidad de efectos procedentes de robos.

La primera fase de la 'operación Bellota' se llevó a cabo el pasado mes de diciembre cuando se detuvo a tres personas y se recuperaron más de 900 piezas de quesos, embutidos y jamones ibéricos.

Tras ello, los agentes iniciaron las pesquisas en torno a un grupo criminal, afincado en la localidad madrileña de El Alamo, dedicado a la receptación de mercancías procedentes de robos con fuerza de camiones y naves industriales, especialmente de cargas de productos alimentarios, electrodomésticos, cosméticos, ropa y licores.

MODUS OPERANDI

Su modus operandi consistía en la compra de efectos sustraídos para su posterior venta y distribución a través de una extensa red de clientes, tanto particulares como establecimientos comerciales. También contaban con dos empresas de venta de electrodomésticos que utilizaban de pantalla para camuflar sus ingresos y la venta de los productos de procedencia ilícita.