Desactivan un artefacto explosivo casero en la catedral de La Almudena

La Policía Nacional ha desactivado un artefacto explosivo, que contenía 1.200 gramos de pólvora y un kilo de tornillos, colocado junto a un confesionario de la catedral de La Almudena de Madrid, sin que se hayan producido daños personales ni materiales. La Policía sospecha que un grupo antisistema colocó la bomba de La Almudena, aunque también maneja otras hipótesis.

Según han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía, se trata de un artefacto "real", aunque por el momento no se han proporcionado datos sobre la naturaleza del mecanismo de explosión.

El explosivo, muy rudimentario, contenía 1.200 gramos de pólvora, un kilo de tornillos, una bombona de cámping gas y un reloj despertador.

El canónigo de la Catedral de la Almudena, Jesús Junquera, ha asegurado, todavía un tanto conmocionado por lo ocurrido, que "para nada" podía sospechar que la bolsa que se ha encontrado este mediodía en el interior de un confesionario del templo era un artefacto explosivo, aunque ha relatado que se extrañó por el lugar donde estaba y por ese motivo ha avisado a la Jefatura Superior de Policía.

El canónigo ha explicado que, sobre las 13.20 horas, cuando se encontraban en la zona grupos de turistas, ha hallado una bolsa que parecía pesar mucho, por lo que le ha llamado la atención. "Por las buenas, hemos dicho que se iba a cerrar la Catedral, hemos avisado por el micrófono y la gente ha visto que entraba la Policía y ha salido", ha afirmado.

Asimismo, ha señalado que no sospecha quien ha podido colocar el explosivo en la zona de los confesionarios, situado al fondo de la Catedral.

Los Tedax han acudido a la iglesia y han encontrado el artefacto junto a los confesionarios, en el interior de una bolsa de basura, y al abrirlo han hallado un despertador unido a una bombona de butano, los tornillos y la pólvora, según la Jefatura.

Los expertos en desactivación de explosivos han determinado que se trataba de un artefacto rudimentario pero "real", con capacidad para ser utilizado como explosivo, y lo han desactivado.

La Policía Nacional acordonó los alrededores del templo para impedir a feligreses, turistas y curiosos que se acercasen.

El templo de la Almudena ha permanecido cerrado desde las 13.20 hasta alrededor de las 16 horas. Entre las 16.00 y las 16.30 horas, la Archidiócesis de Madrid ha permitido a la prensa y a algunos turistas y curiosos acceder a la catedral durante alrededor de media hora, tras lo que el templo ha vuelto a cerrar sus puertas.

La Archidiócesis de Madrid ha explicado que la catedral se cerró al encontrarse el explosivo y no se sabe cuándo se reabrirá.

Su cierre temporal ha sorprendido a varios grupos de turistas que habían llegado en las dos últimas horas al templo con la intención de visitarlo, si bien la parroquia Santa María la Real de la Almudena, contigua a la Catedral, no ha cerrado en ningún momento.

La Policía ha constatado que no hay imágenes del interior de la Almudena con las que analizar la colocación del explosivo. La catedral está en un proceso de instalación de un protocolo de seguridad para grandes eventos. "Cámaras internas de momento no, hay un protocolo de seguridad que se está haciendo, se está justamente poniendo para los grandes momentos, pero cámaras en lo que es la zona del templo en este momento no estaban funcionando", ha explicado el canónigo de la catedral Jesús Junquera.