Denuncian ratas en las instalaciones de la Policía Nacional en la Casa de Campo

Rata en las instalaciones de Policía Nacional en la Casa de Campo
Rata en las instalaciones de Policía Nacional en la Casa de Campo

Los sindicatos policiales han denunciado el mal estado de las instalaciones de la Policía Nacional de la Casa de Campo, en las que trabajan unos 500 agentes, debido una falta de mantenimiento que se traduce, entre otros problemas, en baños clausurados y en la entrada de ratas de gran tamaño.

Tanto el SUP, como CEP, UFP y Jupol han difundido la foto de un roedor subido a una papelera de uno de los barracones prefabricados. Jupol también ha publicado en redes sociales fotos de baños clausurados, con suelos y paredes rotos y suciedad.

Los barracones de esas instalaciones acogen a unos 500 los agentes de las unidades de Prevención y Reacción (UPR), Caballería y Guías Caninos.

"Son unas instalaciones del tercer mundo, en un estado muy lamentable, debido a la dejadez de la Dirección General de la Policía (DGP), que desde antes del verano mantiene sin empresa de mantenimiento a todas las instalaciones de la Comunidad, incluida la Casa de Campo", explica Juan Luis Torrijos, secretario general de Sup Madrid, el sindicato con mayor número de afiliados.

Sostiene que "la DGP cada vez invierte menos dinero en ese contrato y a las empresas no les interesa, y en el caso de la Casa de Campo la situación es insostenible porque son unas instalaciones viejas, ruinosas, en las que hace frío en invierno, calor en verano y se usan por ejemplo calefactores que son un riesgo para los agentes".

Se trata de terrenos del Ayuntamiento de Madrid en los que el consistorio no permite hacer nuevas construcciones ni obras, detalla.

El sindicato apunta que los policías nacionales que trabajan en esas condiciones serán los que por ejemplo se encarguen de la seguridad en la cumbre del clima que acogerá Madrid en diciembre, "para lo que sí ha habido presupuesto".

Desde la UFP, José María Benito ha subrayado a que recientemente este sindicato llevó a cabo una inspección con la comisión de riesgos laborales "que dio resultado negativo y determinó que allí no puede haber un policía porque está corriendo riesgo su integridad".

Benito critica que la respuesta que les ha dado la Dirección General de la Policía es que esas instalaciones se van a abandonar, pero "sin decir cuándo ni de qué manera".