La antigua estación de Delicias albergará las sedes de la Compañía de Danza y el Ballet Nacional

Los suelos de la antigua estación de Delicias podrían convertirse en las sedes estables de la Compañía Nacional de Danza y del Ballet Nacional de España después del protocolo firmado este lunes entre el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo; la directora del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), Amaya de Miguel, y la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera.

La superficie sobre la que se desarrollará el proyecto, propiedad de Adif, cuenta con 72.706 metros cuadrados, de los que 15.518 corresponden a la parcela donde se ubica el Museo del Ferrocarril y el resto se divide en dos parcelas, de 31.926 y 26.923 metros cuadrados, separadas por una zona verde de titularidad municipal.

Uso cultural y educativo

Las tres instituciones han coincidido en que el entorno de la antigua estación de Delicias representa una "oportunidad" para mejorar la ciudad y para la puesta en valor de su patrimonio histórico industrial, así como para dotar a Madrid de nuevos equipamientos sostenibles de carácter cultural y educativo, "dando respuesta a las necesidades de los vecinos".

El Ayuntamiento busca potenciar "aún más" el distrito de Arganzuela, que ya cuenta con dos grandes proyectos culturales, la Biblioteca y el Archivo Regional en la antigua Fábrica del Águila y el complejo del Matadero. A ellos se suma el Museo del Ferrocarril.

Sede estable para la danza

El INAEM, por su parte, estima que esta zona puede ser el emplazamiento idóneo para las sedes estables de la Compañía Nacional de Danza y del Ballet Nacional de España, para que ambos centros puedan realizar en él una programación continua en una Casa de la Danza.

El nuevo centro cultural podría ofrecer a diferentes compañías públicas y privadas, nacionales e internacionales, la posibilidad de exhibir sus espectáculos ofreciendo a los ciudadanos una oferta de danza de calidad en todos sus estilos y formatos.

Adif pretende potenciar el actual Museo del Ferrocarril y el inmueble histórico que le sirve de sede, edificado en 1880 y que cuenta con la protección de Bien de Interés Cultural (BIC), posibilitando su rehabilitación y ampliando los espacios expositivos.

Calvo, al igual que ha hecho la presidenta de Adif, ha destacado la necesidad de cooperación entre administraciones, independientemente de su color político, para poner el interés general por encima de cualquier otro. El delegado ha remarcado que los terrenos han sido "punto de conflictividad social en un lugar estratégico", donde el Ayuntamiento "va a desarrollar equipamientos necesarios para la ciudad", tanto educativos como culturales y muy vinculados a las demandas de Arganzuela.

El titular de Desarrollo Urbano Sostenible ha recordado que se trata de una reclamación histórica unida, por ejemplo, a la ampliación del museo, que ha apuntado Pardo de Vera, y que Calvo desea que se convierta en un renovado museo de la movilidad.

La portavoz socialista en el Ayuntamiento, Purificación Causapié, ha recordado que ya el alcalde Enrique Tierno Galván soñaba con este espacio como una zona dedicada a la ciudad. La edil ha reclamado dotaciones para Arganzuela y que se dé una "respuesta justa" a los asentamientos de este punto de la ciudad.